Anibal-MosaEl próximo 24 de abril, Aníbal Mosa será el presidente del directorio en Blanco y Negro. En esa oportunidad, la junta de accionistas definirá al nuevo timonel de la concesionaria que administra el club albo tras la renuncia presentada por Arturo Salah durante esta semana, a la cual se sumó la salida del gerente deportivo, Juan Gutiérrez.

La salida de ambos personeros de sus cargos en la concesionaria llamó la atención del medio deportivo, no por lo inesperada sino por lo adelantado. Ya la compra y venta de acciones durante la primera semana de marzo había dado luces de lo que se venía, pero nadie esperaba que, cuando aún falta casi un mes para que la instancia decida quién será el reemplazante de Salah, el enroque de piezas se adelantara tanto.

Mosa, reconocido empresario puertomontino, comenzó a fraguar su ascenso hasta el sillón de Blanco y Negro en medio de reservadas negociaciones con Loenidas Vial, poderoso empresario socio de la corredora LarrainVial, la más influyente de la Bolsa de Comercio. Tras años de disputas internas por el control de la concesionaria, en las que hasta ahora Mosa no había logrado imponerse, finalmente logró deshacerse de sus principales obstáculos. Vial, accionista con el 10% y miembro de la corredora que administra otro 20%, tenía la capacidad de nombrar tres de los nueve directores de ByN.

Sin embargo, tras la triple venta de acciones a inicios de marzo, Mosa logró hacerse del control de las acciones de Hernán Levy y de parte de los papeles controlados por el mismo Vial, concretando así su posición mayoritaria en la concesionaria.

Los hermanos herederos

Aníbal-Mosa1-960x623Aníbal Mosa no ha construido por él mismo todo su patrimonio. En gran parte, lo heredó. Junto con su hermano Jackob, los Mosa Shmes son descendientes de inmigrantes sirios que en 1973 llegaron al sur de Chile a construir un verdadero imperio en el rubro de los supermercados, centros comerciales y hoteles, el cual tras la muerte de sus progenitores, recibieron en herencia, quedando ambos como administradores.

A los años montaron la extensa red de supermercados FullFresh Markets, pero se expandieron aún más en el mercado hotelero con la adquisición del Gran Hotel Vicente Costanera, lo que se sumó a su partición en la cadena Holiday Inn Express. Además, suman participaciones en empresas como la desarrolladora de centros comerciales Pasmar, que opera dos malls en Puerto Montt –Paseo del Mar y Paseo Costanera, esta última con torres de oficinas de 20 pisos-, y es propietaria del controvertido mall de Castro.

Sin embargo, ambos hermanos son reconocidos por un largo historial de conflictos. Hace varios años están peleados por completo con sus primos del sur, los Vayelle de Osorno y los Jano de Valdivia, todos propietarios de cadenas de supermercados. Los primeros fueron fundadores de Bigger y Makro; los segundos, de los Hiperúnico.

Según publicó El Mostrador, los Mosa quebraron todas las relaciones con los Jaco tras una intrincada historia relacionada con un vale vista que, de manera completamente misteriosa, terminó en las manos de uno de los Jaco tras el fatal accidente automovilístico que, a mediado de los ochenta, le costó la vida al padre de los hermanos Mosa, Asís.

Cuando Jackob fue alertado por el banco que uno de sus primos intentaba cobrar el documento, la ira de los hermanos recayó contra sus familiares y desde entonces no se han reconciliado. De hecho, en 2012, Gabriel Jano y Jackob Mosa terminaron enfrentándose a golpes, con querellas por lesiones y amenazas de por medio.

En tanto, los hermanos, aunque se llevan bien, decidieron emprender rumbos distintos en su carrera como empresarios. En enero de 2009, los Mosa vendieron a Southern Cross su cadena de supermercados FullFresh por US$75 millones y optaron por separar sus negocios.

Entre ambos, su patrimonio oscila entre los US$300 y US$400 millones, de los cuales US$60 estarían en control directo de Aníbal.

Llegada a Blanco y Negro

piñera colo coloEl segundo de los hermanos Mosa adquirió en 2010 el 11,08% de las acciones de Blanco y Negro en US$5,8 millones, papeles que compró a Sebastián Piñera tras su salida del negocio del fútbol. Sin embargo, su apetito por abrirse camino en medio de un directorio marcado por la presencia de poderosos hombres de negocios como Leonidas Vial, lo llevó a que dos años más tarde adquiriera otro 9% en US$6 millones.

Con el tiempo,  mantuvo abiertamente una disputa por hacerse del control de Blanco y Negro, pero en su camino siempre estuvieron varios otros empresarios, como el mismo Hernan Levy y Leonidas Vial.

Durante 2013 ya había comenzado a deslizar su interés por llegar a la presidencia de Colo-Colo. Incluso versiones de prensa lo indicaban como el responsable de los cánticos en contra de Levy durante las malas campañas en la cancha, que llevaron a la Garra Blanca a pedir su salida. Sin embargo, él se desmarcó de dichas teorías. “Tengo mis diferencias con Levy pero no soy tan sucio ni cochino como para financiar una campaña en su contra”, dijo a La Tercera en dicha oportunidad.

La jugada para ser el socio mayoritario

mosa salahEl viernes 6 de marzo, la jugada para quedarse con la testera de Blanco y Negro comenzó a gestarse en la Bolsa. Hernán Levy comenzó ofertando el 9,7% de las acciones de la concesionaria a un valor de $245, pero luego Leonidas Vial arremetió ofreciendo a través de IM Trust el 6% de los papeles a un valor de $230. Levy no quiso quedarse atrás y liquidó el 5,1% restante a $180.

La movida le costó en total 918 millones de pesos, cerca de US$2 millones, y le permitió hacerse del control del 29%, es decir, pasó a ser el principal accionista. Lo llamativo de la jugada es que no sólo se concreta un alejamiento de los poderosos inversionistas en Colo-Colo, sino que dejaron caer con ellos también a Arturo Salah como presidente de ByN, así como también a su principal protegido, el director deportivo Juan Gutiérrez.

Así, Mosa ya tiene dos votos asegurados contando el propio y el Paul Fontaine, economista que él instaló en el directorio. Por ello, Mosa requiere del apoyo en dos frentes: los minoritarios y el Club Social y Deportivo Colo-Colo. Si suma el apoyo de los accionistas  minoritarios, sumaría el tercer voto, y de obtener los dos que están en poder del Club, lograría la mayoría al interior del directorio para quedarse con la presidencia.

Por su parte, Vial mantiene cuatro votos, uno de forma directa y otro tres a través de su corredora, pero tras la venta de parte importante de sus acciones, los antiguos enemigos parecen haber acordado en conjunto los destinos de la concesionaria.

La decisión del club

fernando monsalveVersiones de prensa dan por sentado que el Club Social votaría a favor de Aníbal Mosa. Entre los puntos a favor del empresario puertomontino se contaría la estrecha cercanía que ha ido construyendo con el plantel y supuestas negociaciones en las que los directivos del CSD se habrían encontrado con Mosa.

Sin embargo, Fernando Monsalve, presidente del Club Social y Deportivo Colo-Colo, descartó tener una decisión tomada al respecto. En conversación con El Desconcierto, indicó que este martes el directorio definió su postura sobre la futura votación de directorio en Blanco y Negro. “Estamos abiertos a escuchar los proyectos, a escucharlos a todos, pero no hemos definido absolutamente ningún apoyo, y ciertamente sería difícil decir que apoyamos a alguien de ByN cuando nosotros somos críticos de la visión que han tenido”, indicó.

Según detalló Monsalve, como Club buscarán apoyar “proyectos y no personalismos”. “Siempre tenemos como mínimo que quien quiera contar con el respaldo del Club, debe entender que los detentadores de los derechos de Colo-Colo es el Club Social y Deportivo y por lo mismo, deben tener acciones que permiten retomar el sitial que nunca debió perder”, explicó.

Consultado por supuestos proyectos a largo plazo que Mosa no apoyaba de la gestión de Arturo Salah, Monsalve aseguró que “en los tres meses que llevamos sentados en el directorio de ByN, no hemos escuchado nunca ese proyecto de infraestructura, para nosotros es desconocido. Salvo que lo hayan hablado entre ellos, me parece que es algo que nunca se ha planteado”, indicó.

El presidente del CSD destacó la cercanía de Mosa con el cuerpo técnico y el plantel y aseguró que “todos los directores deben estar presentes en el club y el estadio” y agregó que “no me cierra el supuesto tema de la omnipresencia de algunos, me parece que siempre hay que estar cercanos a todos”.

Monsalve aseguró que, de ser presidente Aníbal Mosa, no podrían tener una “peor relación de la que tenemos hoy día” y agregó que no le sorprenden las alianzas entre los integrantes del directorio. “Son propias de las lógicas del capital por el cual se han unido, y son justamente aquellas que nosotros criticamos, que un club tan grande como Colo-Colo pueda estar dominado por alianzas que nada dicen relación con el futuro del pueblo colocolino”.

Finalmente, Monsalve aseguró que el directorio aún mantiene pendiente la solicitud realizada por el club para aumentar los beneficios de los socios. “A más de tres meses, todavía no existe atisbo alguno de llegar a un acuerdo y me parece que esas actitudes de parte de ByN, lo único que hace es mantener tensionada la relación entre ambas instituciones, y siguen sin entender la lógica donde están, que es Colo-Colo, que es un club popular y donde los precios de las entradas no pueden ser de ese valor. Yo creo que (la situación) no va a cambiar mucho”, explicó.