nuncio ivo scapoloEl representante del Vaticano en Chile, monseñor Ivo Scapolo, se refirió a las manifestaciones que laicos y fieles católicos efectuaron durante la toma de posesión de Juan Barros como obispo de Osorno la semana pasada. En el mundo del nuncio, fue “una minoría que, con mucho ruido, faltaba el respeto a las grandes mayorías” que aceptaban el nombramiento del colaborador de Karadima.

“Lo que he podido constatar, estando allí personalmente, es que un gran número de personas han aceptado, apoyado y acogido con fe, con espíritu de comunión eclesical, al obispo, monseñor Barros”, aseguró Scapolo. “Yo miraba en la iglesia cómo la gran mayoría tenía estos globos blancos y era gente que amaba a su obispo, porque había sido enviado por el Santo Padre”, añadió.

A continuación, el nuncio calificó como “una minoría” a la gente que se manifestó contra el nombramiento de Barros, en oposición a “las grandes mayorías” que lo apoyaron, agregando que los primeros “dieron un ejemplo de falta de respeto” y “violaron un derecho fundamental que es la libertad de culto“.

Consultado por las cartas enviadas al Papa Francisco por parlamentarios, laicos y creyentes criticando al obispo Barros, Scapolo aseguró que a Jorge Bergoglio “no se le ha esconcondido nada. Al Santo Padre le ha llegado todo y tenemos que aceptar la decisión. De hecho, el Santo Padre ha confirmado el nombramiento y hay que mirar el futuro con esperanza”.

Finalmente, el nuncio también fue interrogado sobre la supuesta investigación en contra de Felipe Berríos, José Aldunate y Mariano Puga. Al respecto, dijo que “cuando hay algunos sacerdotes, y también laicos, que dicen cosas que confunden al pueblo de Dios, el obispo tiene el deber de intervenir y, eventualmente, de aplicar penas”.

El nuncio, agregó, “no tiene facultades para aplicar penas, mas ayudar, aconsejar y saber si un obispo está haciendo lo que tiene que hacer, no para castigar, sino para defender el bien de la unidad cristiana“.