21-Ricardo-Hormazábal-DC.jpg (600×408)

Más allá del resultado de las elecciones de la Democracia Cristiana de este domingo, Ricardo Hormazábal ha dicho que no tomó sólo la decisión de competir por la presidencia, sino de concebir esta contienda como un punto de partida para volver a una disputa partidaria contra los grupos que se han tomado la DC y que, en su opinión, son incompatibles con la línea doctrinaria de la Falange. “Que se vayan varios” dice el ex senador.

 ¿Cual es el rol que debe jugar la Democracia Cristiana dentro de la Nueva Mayoría?

El rol del partido mayoritario, que eso somos. Esto implica trabajar coordinadamente con los aliados, pero al mismo tiempo liderar ¿Qué es lo que ha ocurrido? El desconcierto total de la Nueva Mayoría, con tensiones internas entre partidarios del modelo económico social antiguo y gente que quiere producir cambios en esa estrategia de desarrollo. La presidenta Bachelet sintonizó cuando dijo “yo he escuchado y he aprendido”, porque evidentemente la antigua Concertación fracasó y, en esa perspectiva, la Democracia Cristiana tiene que preguntarse por qué fue, después de gobiernos exitosos. Durante 10 años por lo menos, la Concertación le respondió a Chile, avanzamos en democracia, redujimos la pobreza dura, realizamos obras importantes, pero luego nos concentramos en mantener el modelo económico y social de la dictadura y eso nos fue alejando del respaldo de los pobladores, de los profesionales, de trabajadores medios que vieron como los grupos económicos se enriquecían de una manera espectacular. La DC tiene que hacer estos análisis basados en antecedentes serios, lo que yo estoy diciendo es lo que he recogido de análisis hechos por Ricardo Ffrench- Davis, que pueden cotejarse en algunos de sus libros o, si se prefiere, en una síntesis que yo la encuentro maravillosa, de seis páginas, publicada en Asuntos Públicos en junio del 2012. Allí él prueba que los dos primeros gobiernos concertacionistas fueron un avance, pero los dos siguientes concentraron su accionar en el modelo de la dictadura.

El partido ha sido conducido durante esta década por personas que no creen en el cambio del modelo. No solo Walker, que lleva cuatro años.

Siguiendo esa lógica, ¿cómo calificaría a los actuales líderes del partido? Pongamos ejemplos concretos…

El partido ha sido conducido durante esta década por personas que no creen en el cambio del modelo. No solo Walker, que lleva cuatro años.

Partamos por Walker. Si tú revisas sus libros -que no por cualquier cosa es doctorado en Princeton, es un hombre inteligente- él sostiene la siguiente tesis: la DC como fuerza que plantea la sustitución del capitalismo no tiene espacio en Chile, por lo tanto lo que hay que hacer es reconocer el rol de los empresarios y buscar humanizar el capitalismo.  Lo pone con todas sus letras, pero lo que él dice es contrario al ethos cultural de la Democracia Cristiana.

¿Dónde Walker se equivoca de una manera tajante? En que una de las fuentes de la Democracia Cristiana es la Doctrina Social de la Iglesia Católica y ocurre que el papa Francisco viene ya hace un año declarando que este sistema capitalista -que considera a las personas bienes desechables, que no paga salarios dignos- es una economía que mata. Esa es la palabra de él, no la estoy inventando yo.

Entonces, entre seguir una de las fuentes de la Democracia Cristiana -que es la Doctrina Social de la Iglesia y al Papa- o seguir a Ignacio Walker, yo sigo al Papa y a la Doctrina. Ése es el grupo de los Príncipes que han asumido un liberalismo económico cuyo generador es Boeninger. Si quieres estudiar ese tema acaba de salir un libro, muy interesante, de Carlos Huneeus se llama “La democracia semi soberana”. Allí él prueba que desde Boeninger en adelante, con esta visión neoliberal que abarca a demócrata cristianos, socialistas y PPD, se fueron construyendo consensos para mantener el modelo económico-social, destruyendo los partidos y debilitando al movimiento sindical.

¿Cuál es su principal diferencia con la candidatura del senador Pizarro?

Los incumplimientos de ellos respecto a los acuerdos del partido. Además esa candidatura, en la que están todos nuestros parlamentarios, tiene un error de lectura de lo que pasa en la sociedad chilena. Hoy el 80 por ciento de los chilenos repudia al Congreso Nacional, entonces un partido que tiene gente muy valiosa en el parlamento y en otras partes debería percibir eso y tratar de entrar en sintonía. Además, no se dan cuenta que el 90 por ciento de los chilenos repudia la forma en que los partidos políticos están funcionando y ellos han hecho alianzas que son incomprensibles: Jorge Pizarro era el que más polemizaba con Walker y, sin dar una explicación como exige el filósofo Condorito en la cultura chilensis, se ponen de acuerdo.

¿Y cómo se explica usted eso?

Mi explicación es que ellos han coincidido en mantener el modelo económico-social. Voy a poner un caso concreto: el acuerdo 284 del congreso del Partido dice que nosotros queremos cambiar el sistema de pensiones de AFP por uno público y de reparto. Ninguna de las directivas y ninguno de los parlamentarios ha encabezado esa lucha.

Pero Ricardo, si usted tiene razón, al menos el 90 por ciento de los dirigentes que ha tenido la Democracia Cristiana en los últimos 25 años han estado en oposición a la línea doctrinaria del partido y por lo tanto debería irse. Porque lo que han hecho los gobiernos de la Concertación, respaldados por su partido, ha sido consolidar este modelo económico y social.

No comparto ese análisis. Me baso de nuevo en Ffrench-Davis: en el gobierno de Aylwin se enfrentó la pobreza dura de una manera espectacular, la redujimos del 44 por ciento a cerca del 22, lo que va con los principios de la DC; enfrentamos la posibilidad de devolverle a muchos jubilados lo que la dictadura le quitó con un reajuste del 10 por ciento; logramos cambiar ciertas normas del plan laboral que impedían que hubiera centrales sindicales nacionales y que los sindicatos recaudaran platas. Cuando hubo que cerrar faenas como en el carbón con Patricio Aylwin generamos lugares para que esos trabajadores pudieran ser recalificados; cuando tuvimos que enfrentar los derechos humanos cumplimos y llevamos a castigo a los culpables. Durante los primeros diez años sin lugar a dudas hicimos cosas acorde con nuestra doctrina y con nuestros principios.

¿Usted quiere decir los gobiernos demócrata-cristianos fueron más progresistas que los años de los gobiernos socialistas?

¡Sujeto a cualquier prueba! Con los antecedentes publicados por Carlos Huneeus, por Ricardo Ffrench-Davis y por organismos internacionales.

¿Hay personas que hoy no deberían estar en la Democracia Cristiana?

¡Por supuesto! Los liberales, aunque ellos sean personas que combatieron junto a nosotros contra la dictadura fascista. Walker fue abogado de la Vicaría de la Solidaridad, cómo no voy a reconocer eso. René Cortázar fue asesor de la CUT en su momento, pero después traicionó nuestras posiciones y hoy defiende las AFP, además de trabajar para el grupo Luksic. No creo que tengan nada que ver con nosotros, tal como algunos lobbistas como Carlos Tudela, lo que me duele porque lo conozco de cabro chico. Moisés Valenzuela es hoy el segundo de Enrique Correa y yo digo que es incompatible ser lobbista y ser militante de un partido.

¿Mariana Aylwin también?

También, entra en la categoría de los liberales ¿Solo por ser liberal? No, porque ella cuando era ministra de Educación estableció el sistema de crédito fiscal de UF + 8%. Yo dije que no, era presidente del partido y lo rechacé porque soy hijo de obrero, pero ella fue tozuda y con el respaldo del presidente Lagos mantuvo esa norma. Yasna Provoste, que va en la otra lista, también fue ministra de Educación y mantuvo lo mismo. Mariana Aylwin ha dicho que se siente incómoda, bueno ¡si se siente incómoda por qué no se va pues!

La DC, el pasado y el contexto mundial

 Si en todas partes del mundo la Democracia Cristiana hace alianza con la derecha o lisa y llanamente es la derecha ¿Por que entonces en Chile no podría haber una situación similar?

A mí me da vergüenza, y lo he peleado, que la Democracia Cristiana esté en la misma Internacional que Silvio Berlusconi.

Porque el mundo y las situaciones son distintas. A mí me da vergüenza, y lo he peleado, que la Democracia Cristiana esté en la misma Internacional que Silvio Berlusconi. Lucho contra eso, porque él no es de la tradición de Giovanni Papini, no es la DC de Amintore Fanfani ni de Luigi Sturzo, gente muy relevante que fue gestora de una sociedad democrática en Italia. Hoy día estamos metidos con la escoria de la clase política de allá.

En el caso de los alemanes por ejemplo, la gente de derecha son los de la CSU pero no los de la CDU, que es un partido que se define como de centro. Si tú miras su programa, es más avanzado que la propuesta de Bachelet, porque en la Alemania dirigida por los demócrata-cristianos hay co-gestión en las empresas de más de 500 trabajadores, hay aporte tripartito para la previsión y muchas otras cosas. A mí me encantaría que el programa de la DC pudiera ser tan avanzado como lo es socialmente el programa que aplican los alemanes.

Lo que ocurre es que hay que distinguir eso con algunos alemanes que llegan aquí, como funcionarios de la (Fundación) Konrad Adenauer, que vienen a hacer negocios con los grupos económicos chilenos y que nos tratan de imponer una línea política que es inaceptable. Figuras notables como el propio Konrad Adenauer o Helmut Kohl respetaron el carácter distintivo que tenía la DC en Chile, porque acá no surge después de la Segunda Guerra Mundial, a diferencia de otros partidos, sino en los años 30 cuando dos de las alternativas en el mundo eran el fascismo y el nazismo, y además como una respuesta de cambio contra el capitalismo que nos empobrecía, luego de la crisis mundial de 1929. La visión anticapitalista de la DC no es abstracta, entonces hay una diferencia doctrinaria con un grupo de liberales donde están la Mariana Aylwin, René Cortázar, Foxley y luego un grupo de pragmáticos que por el poder van donde sea, como Gutemberg Martínez, Pizarro, la Soledad Alvear, más algunos de los grupos chascones, guatones y príncipes que tenemos hoy en el partido.

 ¿Qué le pasa a la DC en comparación con los 90, cuando había parlamentarios como José Ruiz Di Giorgio, Edmundo Villouta o Andrés Aylwin? Ellos serían inimaginables en la actual bancada…

Fuimos siendo marginados. Se fue consolidando un poder en torno al Gobierno y una estructura que iba destruyendo la militancia, para dar paso a todas estas corrientes de gente que son partidarias del sistema. Esta alianza entre liberales y pragmáticos ha ido haciendo desaparecer a toda esa gente. Además, como se ha visto, la política se ha ido haciendo cada vez más cara, entonces los que no estamos vendidos a un grupo económico no tenemos casi opciones. Lo que tenemos que rescatar es la dignidad de los partidos y en la DC su alma cristiana y su cuerpo popular.

 

ricardo-hormazabal-600-hector-flores_0324.jpg (600×400)

El Programa

¿Le gusta la reforma laboral del gobierno?

Me da gusto a poco, pero en esto yo quiero valorar lo que se avance. Algunas cosas ya han sido aceptadas por los tribunales, las han ganado los propios sindicalistas en diversos escenarios. Por ejemplo, yo fui a solidarizar con los trabajadores del Líder cuando se enfrentaron a la empresa más grande del mundo, Walmart que es la propietaria. Ellos fueron heroicos pero no pudieron ir mas allá porque había otros sindicatos que negociaban en una época distinta y gente que no estaba sindicalizada. Esta cuestión del multi-rut no puede seguir y la Corte Suprema ha ido uniformando una jurisprudencia favorable a esto.

El hecho de que no haya reemplazo en las huelgas me parece un tema importante, que se puedan mantener los beneficios de las últimas negociaciones, que no se permita a los grupos negociadores donde hay sindicato. El problema es que hoy hay menos trabajadores sindicalizados que en dictadura, y eso es porque el gobierno de Lagos y el primer gobierno de la presidenta Bachelet fueron orientados por criterios liberales.

¿Usted cree que no se puede hacer más con esta reforma? 

Yo le he dicho al Cardenal Ezzati que en vez de mandar a marchar a los laicos por una cosa que sus antecesores comprendieron, como la no penalización del aborto, que por qué no los manda a marchar contra los salarios miserables y las pensiones indignas.

Se podría hacer bastante más, pero junto con eso hay que hincarle el diente al tema de la AFP y no veo que los sindicalistas estén presionando por eso.  El presidente del Colegio de Profesores no entiende y está amenazando con huelgas de nuevo, porque su objetivo es un bono de retiro de $21.000.000 ¿Por qué no pide que dejen volver a los profesores antiguos al viejo sistema? Lo hicimos con la ley Nº 19.200, no estoy hablando de cosas abstractas, yo era senador. Esta ley hizo que un profesor que estaba en el INP hoy pudo jubilar con el 80% de su última remuneración, mientras en la AFP una profesora está jubilando con el 25%. 21 millones le van a durar 5 años y va a vivir 15 años más en la pobreza. Esa irresponsabilidad de la dirigencia sindical tiene que ser enfrentada, porque si combinamos todas las demandas y salimos a marchar para poner fin a la AFP y tener jubilaciones dignas, todos estaríamos en lo mismo. Yo le he dicho al Cardenal Ezzati que en vez de mandar a marchar a los laicos por una cosa que sus antecesores comprendieron, como la no penalización del aborto, que por qué no los manda a marchar contra los salarios miserables y las pensiones indignas.

 

La DC a la izquierda del PS y el PPD

 Hace 25 años usted llevaba algunas semanas como senador ¿qué sabor le deja lo que se ha hecho en este cuarto de siglo posterior a la dictadura?

Yo me siento feliz. Tú estabas en el Colegio ¿Viste alguna vez a tu padre que se lo llevaran a la cancha de fútbol los milicos cuando venían a allanar las poblaciones? ¿Te pusieron una pistola en la boca, como nos pasó a muchos de nosotros? Solo por pensar distinto te arrojaban al mar, te metían preso, te despedían. Yo todavía no sé donde está una camarada mía, la chica Sonia Bustos, presidenta de la JDC, que se hizo socialista para poder tener pega y  apareció entre los 119 detenidos desaparecidos que murieron en uno de estos escándalos comunicacionales y de atentados a los derechos humanos de la dictadura. Para tu generación es muy difícil entenderlo. Cuando la gente anda indignada yo digo sí, estoy indignado, pero lo que tenemos hoy es mejor que lo que pasó en dictadura, porque tenemos la posibilidad de movilizarnos, de que tú puedas publicar esta entrevista sin el riesgo de que a los periodistas, como al Pepe Carrasco, los asesinaran.

Hace 25 años, yo miraba emocionado cómo el tirano le tenía que entregar las insignias del mando a Aylwin. Pero de los últimos 15 años sí que me da vergüenza, por que no hemos cambiado el sistema de las AFP a pesar de su fracaso, ni hemos cambiado las isapres.

¿Desde el gobierno de Lagos en adelante?

Desde el gobierno de Lagos. A mi me tocó hablar con él, era el presidente del partido y discrepé de sus enfoques. Le pedí cambiar el sistema de AFP y no quiso, le pedí que enfrentáramos el tema de las isapres y tampoco, le pedí que enfrentáramos el tema de la corrupción y él no entendió, lo tomó mal.

¿Y cómo ve a hora al gobierno de Bachelet? Está en su peor momento por el caso Caval y por los posibles alcances de SQM…

Lo veo con esperanza, si bien ha habido errores graves en el manejo del Gobierno, en el propio diseño de la presidenta que apostó por su gente.

¿Debió tener fusibles, ministros más políticos?

¡Los ministros siempre son fusibles! Ella ha tenido una cantidad de fusibles que no ha querido usar. Por ejemplo, yo he criticado que Undurraga haya recibido esos cuatro millones del grupo Penta y ella lo mantiene de ministro. Serio error, no se trata de empatar, pero significa que si algo es ético vale para todos.

Se equivocaron al decir que el tema del hijo era un tema entre privados. ¡No, si en el Banco de Chile están depositadas las platas de los fondos de pensiones! No es cualquier cosa la que hace el señor Luksic, quien debería haber renunciado a su cargo de vicepresidente del banco. Pero yo tengo confianza en que la Presidenta con un segundo aire pueda remontar, si entra al tema de la AFP y no lo demora más. Basta que cree la AFP del Estado: por de pronto no va a mejorar las pensiones, pero les quitamos a esas empresas la mitad de la plata que tienen para comprar políticos.

¿Bachelet se debe concentrar en una agenda de probidad o en el cambio constitucional?

Se puede caminar y masticar chicle ¿Cuál es el problema de que reaccione frente a lo que está pasando? No me gusta la idea de las comisiones, pero ésta puede hacer un aporte. La Presidenta ya mandó un proyecto de ley que prohíbe a las empresas hacer aportes a las campañas, bueno, hay que aprobarlo. Está mandando una reforma constitucional para que el tipo que se meta en estas cosas pierda el cargo, no va a servir para lo que se ha sabido pero sí para los que vienen. Dicho todo esto ¿cuál es el problema de, simultáneamente, tirar la AFP del Estado? La comisión Bravo dio un informe de muestra que el sistema no resiste más. Ella misma declaró que era inaceptable que una persona de clase media gane $1.300.000 y tenga una pensión de $300.000, ¿Por que no le hincamos el diente a eso?

Si la Presidenta se encuentra con su base de apoyo que son los trabajadores, las mujeres, la clase media que le dimos la mayoría, nosotros le perdonaremos su error.

Si la Presidenta se encuentra con su base de apoyo que son los trabajadores, las mujeres, la clase media que le dimos la mayoría, nosotros le perdonaremos su error. Ella actuó más como madre que como Presidenta en el caso de su hijo, él no debería haber estado ocupando un cargo así, ella sabe que Dávalos tenía un estilo de vida lujoso. Se la llevó su amor de madre, perfecto, yo lo entiendo, pero si reposiciona su rol de Presidenta y dice que va a asumir sus errores, nosotros la apoyamos.

¿Hay alguna explicación para que la comisión de la reforma previsional haya atrasado en casi un año la entrega del informe?

Política y económicamente, los grupos económicos que lloraron por la reforma tributaria han amenazado al Gobierno con boicotear el crecimiento, por eso el equipo económico ha tirado para atrás el tema y eso es aceptar un chantaje inaceptable. Ha habido una capitulación grave que aparece como transitoria, la dejaron para noviembre de este año, pero el problema es que no va a haber tiempo para discutirlo en este gobierno, que es lo que los tipos quieren. Insisto, por qué no avanzamos con la AFP del Estado, que no mejora las pensiones, pero les quita a algunas empresas corruptas el control de la plata. Hay 60 mil millones de dólares depositados afuera ¿Sabes lo que significa esa plata aquí? Duplicar los presupuestos de las regiones, por ejemplo. Hay quien puede decir hay que ir más allá ¿Por qué no expropiamos las AFP? Primero porque no hay votos y segundo porque sería una estupidez, nos crearíamos un conflicto con los países de donde vienen estos capitalistas. Pero si hay AFP del Estado y 5 millones de chilenos nos cambiamos, se desinflan.

Pero tiene que ser una AFP con sentido público, porque no se saca nada con ser estatal si se es como TVN o como en muchos sentidos es el Banco Estado…

Tiene que ser una AFP del Estado con financiamiento tripartito. Nuestra tesis es que tiene que haber aporte de los trabajadores, patronal también y del Estado. Basta que se maneje con un criterio así y esa AFP será capaz de ayudar a que las platas sirvan en Chile, quitándole poder a los grupos económicos. Mis amigos sindicalistas andan con el típico discurso de que son contrarios a la AFP del Estado porque es legitimar el sistema. Lo pongo con todas sus letras: ¡son unos irresponsables! ¿Sabes por qué? Porque si en vez de cambiarse a una AFP del Estado se quedan en lo que hay, están perpetuando a los grupos económicos ¿Es así o no? Yo he ido a las reuniones con los sindicatos y, sin soberbia, la base entiende. Los que no quieren entender son algunos dirigentes, no me vengan con cuantos a mí.