Marco-Enríquez-OminamiEn medio del debate sobre la crisis de institucionalidad que golpea al sistema político chileno, el presidente del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami se refirió al momento que atraviesa el gobierno de Michelle Bachelet y reconoció el impacto su gobierno afecta las demandas impulsadas por su sector.

En entrevista con Qué Pasa, el candidato del PRO para las elecciones presidenciales de 2017 afirmó que tras el caso Caval “hay un parálisis en Palacio” y agregó que “la presidenta está paralizada y eso es un problema para las banderas que yo apoyo”.

ME-O indicó que el caso Caval marcó “un punto de quiebre” para el Gobierno, y que “es demoledor cada día que pasa”. En ese sentido, criticó la reacción de la presidenta Bachelet, por entregar una respuesta emocional y no racional ante lo sucedido.

“Con limitarse a su dolor y a dar una respuesta emocional y no racional eligió un camino que ya no rinde como antes. (…) Bachelet dio una respuesta emocional: estoy dolida. Sí, pero uno quisiera la respuesta racional. Es la que echo de menos. La solución a esta parálisis está en ella”, indicó.

Si bien destacó las reformas aprobadas durante el primer año de gobierno, y aseguró tener “una evaluación positiva de su impulso transformador”, ME-O indicó estar preocupado “de su parálisis, porque se pierde un tiempo valioso”, afirmó.
El líder del PRO afirmó que seguirá apoyando las banderas de reformas “Y voy a pelear intensamente en medio de esta crisis para que Bachelet cumpla sus promesas”.

“Es fundamental que no perdamos este hecho histórico de una supermayoría en ambas cámaras. Es inédito, y por eso es doblemente importante que Michelle Bachelet desbloquee el país”, concluyó.

Chile 21 y el financiamiento de SQM

Consultado sobre los antecedentes que dan cuenta de que la Fundación Chile 21, presidida por su padre, recibió financiamiento de Soquimich, ME-O afirmó nunca haber tenido un cargo allí y descartó desvíos de fondos desde la entidad a alguna de sus campañas. “Lo afirmo taxativamente y desafío al que tenga pruebas a que vaya a la Fiscalía”, indicó.

Consultado directamente sobre la posibilidad de haber recibido directa o indirectamente financiamiento desde la empresa controlada por Julio Ponce Lerou, ME-O afirmó: “Estoy en condiciones de asegurar que ni el PRO, ni la Fundación Progresa, ni mi productora Rivas y Rivas, ni yo mismo, ni parientes míos emitieron ni facturas ni boletas”.

El candidato del PRO afirmó estar abierto a que “nos investiguen” y descartó ser financiado además desde el extranjero. “He escuchado que recibo platas de SQM, Luksic, los gobiernos de Venezuela, Cuba, Bolivia, Francia, Argentina, Brasil… Nos han escrutado dos veces. Yo entiendo que hay una especie de desesperación, la gente te dice “no te creo”. Por eso yo estoy dispuesto a ir más allá”, afirmó.

Sin embargo, también reconoció haber pedido financiamiento a empresas. “siempre hemos pedido plata a las empresas, siempre. Quiero ser claro en esto. (…) Me junté y me voy a juntar, con los del retail, con los de la energía, con las mineras. Y siempre cuando me levanto, les digo: “Oiga, sé que ustedes aportan a todas las campañas: vayan al Servel”. Y siempre lo hago en la televisión y la radio: vayan a losprogresistas.cl. Hemos creado varias condiciones, sabiendo que no estamos en su radar, pero lo hago adrede”, concluyó.