arenasblancofigueroaCompletamente decidido está el Gobierno a no incorporar la negociación colectiva por rama al proyecto de reforma laboral. Así fue confirmado por altas fuentes de La Moneda a El Mercurio después de la reunión que sostuvieron la noche de este martes en el Congreso la ministra de Trabajo Javiera Blanco y su par de Hacienda Alberto Arenas con parlamentarios de la Nueva Mayoría de las comisiones de Trabajo de ambas cámaras.

La decisión del Ejecutivo estaría basada, señalan las mismas fuentes, en la convicción de que la medida pondría en “serio riesgo” el crecimiento de la economía y, en particular, el aumento en 3% del PIB este año.

Si bien el Gobierno piensa que los efectos de la eventual reforma ya están considerados en las proyecciones de crecimiento que maneja el Ministerio de Hacienda, para lograrlo estiman necesario dar señales de “estabilidad regulatoria” al empresariado.

La decisión vendría a descartar las promesas hechas por la ministra Blanco a mediados de marzo acerca de la posibilidad de “discutir” la negociación por rama en el Parlamento. La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados seguirá con audiencias (el lunes asistirá la ex directora del Trabajo María Ester Feres y la OIT), pero el 13 de abril se maneja como la fecha tope para el ingreso de indicaciones antes de la votación.

En la reunión, Blanco también habría sostenido un diálogo con el diputado comunista Lautaro Carmona, en el que el legislador le habría expuesto los reparos que desde el mundo sindical se presentaron en las audiencias de la Comisión de Trabajo de la Cámara. Al respecto, Carmona señaló a El Mercurio que los planteamientos habrían tenido acogida. “El propósito es emparejar la cancha”, aseguró.