La publicación del LP McCartney puso el punto final a la carrera de The Beatles, el grupo más grande de todos los tiempos. La disolución se filtró un día como hoy en 1970, en el Daily Mirror. En palabras del desaparecido John Lennon, el sueño se había acabado. Finalmente, Paul McCartney dio el “portazo” el 17 de abril de 1970, cuando se confirmó la noticia. El rotativo la publicó en su primera página, como si fuera la noticia política más importante del año: “Paul deja Los Beatles”.

Hacia 1969, The Beatles estaban virtualmente separados, en su momento de mayor éxito. Las relaciones entre ellos se habían deteriorado y se hablaba de varias renuncias y regresos. Lo único claro es que no tenían vida de grupo y que el penúltimo álbum, el “Álbum Blanco”, se había construido con retazos de colaboraciones personales.

“Ya el “Álbum Blanco” era de “canciones individuales, sin ninguna música beatle en él: es John y la banda, Paul y la banda, y así”, como el mismo Lennon lo describió tiempo después. John se había ido en septiembre de 1968, cuando ya había nacido la Plastic Ono Band. El grupo solo se mantuvo oficialmente unido ante la expectación musical, mediática y comercial del álbum que sería el último, Let It Be.

Según se cuenta, desde el sello Apple le habían pedido a Paul lanzar su primer disco solista, “McCartney”, después que el de The Beatles, a lo que accedió pero luego de conocer cómo había sido cambiada la esencia de “Let it Be” (se opuso a los arreglos orquestales), acabó por renunciar.

Bueno, así terminó la historia, pero desde aquel día, como parafraseando un bolero, nadie ha ocupado el lugar de The Beatles.