larraínnovoaUna intensa jornada se vivió el pasado viernes durante el consejo general de la UDI. A pocas horas de que el senador Hernán Larraín inscribiera los nombres de quienes lo acompañarán en la nueva directiva del partido, un sector disidente -compuesto por diputados gremialistas- se hizo notar.

Fuentes al interior de la UDI indicaron que Larraín se oponía al ingreso del diputado Felipe Ward en la secretaría general del colectivo. Sin embargo, cerca de las 20 horas, el rumor de que el senador abandonaría la presidencia del partido se extendió con fuerza y las negociaciones estuvieron cerca de fracasar.

El plazo de inscripción vencía a las 21 horas del viernes. Por ello, apenas media hora antes, aún era incierto el escenario para la futura directiva de la UDI. Una de las condiciones de Larraín habría sido sumar a Javier Macaya a su grupo de trabajo, quien decidió sumarse para evitar una profundización de la crisis que vive el partido. La mesa, finamente quedó conformada por Guillermo Ramírez -abogado de la Fundación Jaime Guzmán- en la secretaría general, Jorge Allesandri como prosecretario, Alejandro Irarrázabal como tesorero y Domingo Arteaga, Beatriz Lagos, Javier Macaya, David Sandoval y Edmundo Luchans como vicepresidentes.

Otros nombres como Rodrigo Delgado, Nora Cuevas, Claudio Alvarado y Jaime Bellolio habrían rechazo ser parte de la mesa. El mismo Larraín reflexionó al respecto más tarde: “El hecho de que hayamos tenido dificultades para conformar la lista no es más que el reflejo de lo que ha estado ocurriendo en la UDI en el último tiempo”, sostuvo.

Durante el sábado se realizará la última jornada del Consejo General, con el objetivo de ratificar la mesa de consenso. Además, se sellará el acuerdo que se defina respecto a las medidas que tomarán en el partido respecto a los casos de los parlamentarios involucrados en Penta.

La advertencia de Novoa

Ena JovinoJovino Novoa, quien optó por guardar silencio en su declaración ante la Fiscalía y aseguró que sólo hablaría ante un juez, también reflexionó antes del inicio del consejo: “Yo siento confianza en que la UDI va a tomar hoy día una muy buena decisión, que conseguirá una mesa no sólo de consenso, sino que una mesa potente, poderosa para enfrentar los momentos difíciles”, señaló.

Además, hizo un reconocimiento a la labor de la anterior directiva, liderada por Ernesto Silva y Javier Macaya y rechazó la postura de Hernán Larraín, quien señaló que los militantes de la UDI involucrados en Penta debían ser desvinculados: Eso tiene que haber sido un error de él, porque el único que tiene atribuciones en esa materia es el Tribunal Supremo, por lo tanto, yo creo que se equivocó en interpretar”.

Casi como un mensaje hacia la nueva directiva, Novoa añadió: “Creo que en la UDI no se va a sancionar a las personas que hayan trabajado por contruir este partido. Creo que todo el mundo sabe que hacer un partido es difícil, que cuesta mucho esfuerzo y que las personas que se han sacrificado por construir un partido, por lo menos en la UDI no van a ser sancionadas”