guarelloNo es específicamente un tipo simpático. Juan Cristóbal Guarello se hizo un espacio como pocas veces logran hacerlo las figuras públicas en Chile, sobre todo en televisión.

El periodista deportivo ha ido más allá del juego a la hora de exponer sus opiniones sobre las turbias dirigencias del fútbol chileno, la dictadura, el quehacer periodístico y la política. Por ello, a continuación presentamos diez razones por las que lo bancamos sin dudar.

 

 1.Hizo pebre a Felipe Bianchi: Todo empezó con la reunión privada convocada por la ANFP con Jorge Sampaoli y la prensa, una instancia criticada por Guarello, quien decidió no asistir.

La opinión de Guarello fue comentada por Bianchi en su programa, donde señaló que el periodista había asistido en varias ocasiones a reuniones del mismo tipo –entre ellas, una con los dirigentes de Blanco & Negro-, y criticó su postura. En respuesta, Juan Cristóbal pidió la palabra y comenzó la masacre.

“Me irrita profundamente que otra persona, en otra radio, que se llama Felipe Bianchi, una vez más solapadamente empiece a decir que yo estoy dando clases de moralina. Me tiene cansado este tema de Felipe Bianchi, diciendo que yo soy amigo de la gente de Blanco y Negro, que yo hago lobby…”, señaló.

Y continuó, yendo al grano: “Deja de romper las pelotas Bianchi, yo no fui empleado de Harold Mayne-Nicholls, no trabajé en el CDF un año con sueldo millonario porque Harold me llevó de la mano, yo no me hice bielsista porque Harold me lo pidió. He mantenido mi independencia de todos los presidentes de la ANFP y eso me ha traído hartos problemas”.

“Deja de predicar con el pene en la mano, no seai cara dura, yo no me inventé posteadores falsos, yo no ando vendiendo avisos, pégate la cachá, por lo menos voy al estadio los fines de semana”.

La mejor parte, sin embargo, estaba por venir: “Deja de predicar con el pene en la mano, no seai cara dura, yo no me inventé posteadores falsos, yo no ando vendiendo avisos, pégate la cachá, por lo menos voy al estadio los fines de semana. Tú, que eras el más bielsista de todos, ni quisiera fuiste capaz de ir a Sudáfrica a ver a tu selección de Bielsa. Y yo me pagué con mi propio bolsillo el pasaje a ver esa selección pese a que estaba en la quiebra económica porque me habían echado de canal siete. Y utilicé mis ahorros para ir a ver a la selección chilena. No me quedé en Santiago haciendo eventos, no ando tratando de rotos a los colegas y de hijos de nana. No me colgué de Bonvallet para aprender de fútbol. Si a ti te gusta el lobby y hacerse amigos de los jefes es problema tuyo”. Más tarde, ambos hicieron las paces.

 

guarello2. Hizo un interesante diagnóstico sobre la violencia callejera: Lejos de los discursos oficiales y las opiniones llenas de lugares comunes de sus pares -no sólo del periodismo deportivo- Juan Cristóbal Guarello ha manifestado interesantes opiniones sobre la violencia en las calles y los encapuchados, citando a Gabriel Salazar.

Por ejemplo. “Es como dice Gabriel Salazar, ya no existe el proletariado, el proletariado tenía conciencia de clase, acá solo son un grupo de cabros chicos que tienen una noche de hueveo. Viven en unos barrios horribles donde no hay nada que no sea agresividad. Lo mínimo que les puedes dar es una educación y no se las das más. Reclaman por la violencia pero tú, sistema, fuiste el causante de esto, al no querer educar a esta gente, darles perspectiva de la vida, los transformaste en meros consumidores. Entonces que no lloren”. Una rareza no muy representativa del estado de opinión de la televisión chilena.

 

3. Ha funado públicamente a José Yuraszeck y a varios dirigentes del fútbol chileno: Sin darse muchas vueltas, el periodista se ha referido de forma directa a los prontuarios de algunos dirigentes del fútbol, pese a que sus colegas no suelen practicar la misma transparencia a la hora de cuestionar a los que mandan al interior y fuera de los clubes. Respecto a la trayectoria de José Yuraszeck, por ejemplo, Guarello ha recordado su participación en la privatización de Chilectra o su rol en el caso “Chispas” (1997), cuando debió pagar una millonaria multa al Estado por el daño causado a los accionistas de Enersis al vender un paquete de acciones a sobreprecio.

“Esto es parte de la historia de Yuraszeck y él no se puede desentender de ella. Ni siendo presidente de Universidad de Chile, ni ganando la Copa Libertadores, ni recibiendo el Premio Nobel de la Paz, si alguien encontrara alguna razón para dárselo”, afirmó.

RODRIGO

4. Su primera novela, “Gente Mala”, está inspirada en el caso de la desaparición y muerte del niño de 6 años, Rodrigo Anfruns, secuestrado durante la dictadura a manos de la CNI.

 

5. Acusó de “campaña de terror” al fallido proyecto Hidroaysén durante una entrevista: En una conversación con la gerenta de comunicaciones de Hidroaysén, María Irene Soto, Guarello le hizo saber su opinión sobre la campaña a favor de la iniciativa.

“Ustedes hicieron una campaña publicitaria del terror que era una mujer prendiendo un secador de pelo y la luz en el estadio. ¿Es eso educar a la gente en torno a la matriz energética? ¿eso es educarla o simplemente aterrorizarla? Yo hago estudios de comunicación y eso no me parece educación, me parece simplemente aterrorizar”, sentenció.

 

6. Criticó el humor de Coco Legrand y las declaraciones de la Doctora Cordero sobre las nanas: Cuando María Luisa Cordero señaló que su voto valía 10 veces más que el de su nana, pocos se atrevieron a criticarla públicamente, pese al calibre de sus opiniones. Al respecto, el periodista señaló: “La nana se ganó el pan limpiándole el poto a cabros chicos de otros y me vas a decir que el voto de la Dra. Cordero vale más que el de la Érica. Estamos mal”.

“Le digo a Coco Legrand, cuando se ríe de Evo Morales, ándate a vivir a la sierra, sin zapatos, sin educación y llega a ser presidente. Que discuta con él a ver cómo le va”.

Además, ha sido uno de los pocos que se ha atrevido a cuestionar a un intocable del humor chileno como Coco Legrand y sus burlas sobre Bolivia.

“Le digo a Coco Legrand, cuando se ríe de Evo Morales, ándate a vivir a la sierra, sin zapatos, sin educación y llega a ser presidente. Que discuta con él a ver cómo le va”. Y continuó: “No podemos igualar la cancha a todos, pero si tuviste todas las ventajas, no te jactes y ten respeto de no erigirte como ejemplo de nada si en tu vida nunca has tenido una incertidumbre de nada”. Un golazo de media cancha.

 

guarello7. Criticó la decisión del Partido Comunista de unirse a la Nueva Mayoría: Pocos saben que Juan Cristóbal Guarello cometió el llamado “pecado original”, al unirse a la militancia de las Juventudes Comunistas, donde permaneció entre 88 y el 94. Desde esa postura, en una reciente entrevista, señaló que la unión del PC al gobierno de la Nueva Mayoría “es un error histórico”.

Además de declararse defraudado, el periodista argumentó que “era un buen momento para hacer cambios sociales de fondo, plantear una alternativa importante y simplemente se plegó a un movimiento que en el papel podría ser articulador, pero que en el fondo, para mí, es como un tapón, un pararrayos”. Más tarde agregó que “el Partido Comunista se alejó del movimiento social”.

 

8. Su constante trolleo al mundillo periodístico: Indiferente a la falsa fraternidad del gremio periodístico, Juan Cristóbal ha esgrimido sus opiniones sobre, por ejemplo, lo ocurrido con el cierre del diario La Nación. Al respecto, señaló: “Así que todos los corneteros que estaban ahí… ¡con el presidente, hueón! mientras deshuesaban a La Nación”. En la misma línea, mandó una lluvia de palos sobre sus pares: “El periodista debe mantenerse a distancia del poder. El poder les tira un hueso y mueven la cola”.

 

9. No se traga el cuento de la Nueva Mayoría: Guarello no se ha dado muchas vueltas para dar a conocer su opinión sobre el arribo de Bachelet y compañía al poder.

“Lo mejor que le pudo haber pasado al empresariado es que llegara Bachelet. No se está refundando nada. La Bachelet de alguna manera te frena, te media, te hace fusibles porque está hacia los dos lados”.

“Lo mejor que le pudo haber pasado al empresariado es que llegara Bachelet. No se está refundando nada. La Bachelet de alguna manera te frena, te media, te hace fusibles porque está hacia los dos lados. Pero no habrán grandes cambios. Las reformas de este gobierno no son de fondo, para nada”, argumentó.

 

10. Su padre, Fernando Guarello Zegers, fue un abogado defensor de víctimas de violaciones contra los derechos humanos en la dictadura. Al respecto, el periodista manifestó que “mi papá de manera muy anónima comenzó a defender gente”, pese a que, tal como reconoció después, Fernando Guarello murió “en la pobreza, nunca pidió un premio y nunca lo reconocieron. Para mí es un tema muy jodido”.

 

Bonus. Su cuestionamiento a la meritocracia de Golborne: “En Chile no existe la meritocracia, es un invento. De repente aparece un Golborne, pero incluso más o menos porque era de clase media alta. Porque tener una ferretería en Chile en los 70’ era ser de clase media alta. Golborne no viene de abajo. Pero lo de Golborne lo ponen como ejemplo, una especie de mascotas de la meritocracia. Pero en general, los puestos, los naipes están repartidos desde antes”.

Recientemente, apuntó sus críticas a la Maratón de Santiago. A través de una columna publicada en AS Chile, el comentarista recalcó que “es una genialidad como modelo de negocios: cobro por usar las calles públicas, discrimino a los que no pueden pagar 30 mil pesos, aprovecho la subvención del estado (no doy nada a cambio) y, por si el resultado deportivo es corneta, me aseguro con un buen maratonista africano y salvo las apariencias. Además, como soy corporación, no pago impuestos”.