bombazoDesde el pasado 14 de abril, los familiares, amigos, víctimas y los propios imputados por el bombazo en Escuela Militar anunciaron protestas y movilizaciones. Esto, como respuesta al “hostigamiento del poder y sus fuerzas represivas contra nuestro círculo solidario, familias, amigos y compañeros”, según señalaron.

Los imputados Nataly Casanova, Juan Flores y Guillermo Durán iniciarán una huelga de hambre líquida al interior de los penales donde se encuentran recluidos. Exigen la libertad inmediata de Enrique Guzmán, considerando “la ridícula acusación y delirantes pruebas presentadas por fiscalía”.

Además, piden que se establezca la validez científica de las pruebas de ADN. “Pretenden hacer creer que el registro biológico que quedo después de una explosión es sumamente válido y certero, aun así cuando genetistas y criminalistas han descartado su validez y calidad”, apuntaron.

“Los imputados piden poner fin al hostigamiento y las persecuciones que las fuerzas represivas han desatado en contra de su entorno más cercano”.

Los imputados piden poner fin al hostigamiento y las persecuciones que las fuerzas represivas han desatado contra su entorno más cercano: “Evidencia clara de este hostigamiento es la encarcelación de nuestro compañero Enrique, quien sin nada que ocultar ni negar, decidió asistirnos periódicamente, visitándonos en los distintos centro de tortura y exterminio, como también el secuestro de un amigo, al que tomaron del cuello y subieron a un auto en plena vía pública”.

Además, acusaron estar siendo hostigados cotidianamente por Gendarmería de Chile, sufriendo castigos y agresiones al interior de los recintos penales.

“Hago saber a todo mi entorno y a quienes no sean indiferentes al encierro, que desde los 7 meses que llevo en prisión preventiva, me encuentro en aislamiento severo con solo 1 hora de patio al día, sin ninguna actividad de recreación, más que las que yo me proporciono, negándome así este régimen, cualquier taller o actividad recreativa presente en el penal, justificándose con que en nuestro módulo somos muy pocas internas. Yo convivo con solo una interna, en ocasiones con más, pero todas rotan, siendo yo la única que se mantiene en esa inestable situación”, declaró Nataly Casanova.