carta la segunda 2“La Biblia no se opone ni al matrimonio ni a la adopción por parte de homosexuales; dice que hay que asesinarlos”. 

Esa fue la polémica carta al director publicada por el diario La Segunda, propiedad del holding El Mercurio, que esta tarde causó gran revuelo en las redes sociales, con reacciones de molestias de diversos sectores.

Tanto organizaciones como el Movilh, Fundación Iguales y el Movimiento por la Diversidad Sexual MUMS salieron a repudiar la publicación de la carta, exigiendo una respuesta por parte de los responsables editoriales del medio.

Al revuelo en redes se sumó la Ministra Secretaria General de la Presidencia, Ximena Rincón, quien a través de su cuenta en Twitter aseguró que la misiva significa una “incitación al odio”.

Sin embargo, los emplazamientos no sólo se dirigieron hacia organismos que velan por el funcionamiento de la prensa y los periodistas, sino que también llegarían hasta los tribunales. Esto tras el anuncio de una demanda amparada en la Ley Zamudio anunciada por el MUMS a raíz de la polémica publicación.

Mediante comunicado de prensa, el movimiento por la diversidad sexual informó que el próximo 20 de abril ingresarán una demanda en contra de La Segunda amparada en la Ley 20.609 “por la posible responsabilidad editorial del medio al publicar una carta que incita al odio”.

Si bien el comunicado reconoce las explicaciones entregadas por el autor de la carta, que aseguró haber escrito en tono irónico para criticar a la Biblia, la organización del mundo de la diversidad aseguró que “la responsabilidad del medio en esta publicación es crucial, puesto que independiente de la supuesta ironía en el texto, genera una interpretación evidentemente discriminatoria hacia la diversidad sexual”.

El presidente de la organización, Marcelo Leiva, aseguró que “tenemos la plena convicción de que los medios de comunicación tienen una responsabilidad social importantísima y por tanto, este tipo de publicaciones comprenden una dura agresión a las distintas orientaciones sexuales y en general, a la diferencia”.

Leiva indicó que como organización descartaron querellarse contra el autor de la carta, pues para ellos la principal responsabilidad recae en el cuerpo editorial del medio.