ezzatiDurante este versión culminó la versión 109 de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal. Por ello, el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, dio a conocer el documento donde se exponen las visiones de la iglesia sobre el proyecto, impulsado por el gobierno, que busca despenalizar el aborto en tres causales: peligro de vida para la madre, inviabilidad del feto y violación.

“Los obispos buscan contribuir a una reflexión y diálogo que esperan se realice con respeto, ‘sin prejuicios, descalificaciones ni caricaturas, recordando lo que nos ha enseñado la historia acerca del derecho a la vida'”, expone el documento.

Los sacerdotes expresaron que las tres situaciones planteadas por el proyecto “son excepcionales y dramáticas, donde el dolor se vive al límite: ‘El aborto en ningún caso aporta sanación a dichas vivencias traumáticas. El aborto nunca es terapéutico'”, argumentaron.

Respecto a los casos de inviabilidad del feto, los obispos manifestaron que “aunque el respeto a la vida y la dificultad de un certero diagnóstico impiden fundamentar la necesidad del aborto para estos casos”, el aborto no reduce el drama personal de las mujeres y sus familias. Por ello, pidieron centrar los esfuerzos en programas de acompañamiento y acogida.

Por último, respecto a una violación, la visión de la iglesia católica es que no es “humano privar de la vida al más indefenso e inocente, que es su hijo”.