Ximena-RinconHan sido semanas difíciles para la Nueva Mayoría. A medida que la investigación por el caso Caval avanza, las cosas se ponen más complicadas para el bloque oficialista, que enfrenta un remezón tras otro y ve caer la credibilidad de sus principales figuras políticas.

Esta vez, fue el turno de la ministra Ximena Rincón. La secretaria de Estado anunció este sábado que se retirará de la política cuando su rol dentro del gobierno de Michelle Bachelet termine. Las razones apuntan a los cuestionamientos que recibió luego de la aprobación de la comisión investigadora del caso Caval en la Cámara de Diputados.

Según Rincón, el diputado socialista Juan Luis Castro la habría acusado de amenazar con “las penas del infierno” a los parlamentarios oficialistas que apoyaran la investigación en el caso vinculado a la nuera e hijo de la Presidenta. Dicha acusación colmó la paciencia de la ministra.

En entrevista con El Mercurio, la ministra aseguró que “yo no concibo que alguien pueda mentir. Yo no estuve en el parlamento con Juan Luis Castro ese día. Es todo lo que voy a decir al respecto”.

“Tengo decidido retirarme de la política. Después de este cargo, después de este trabajo, de este rol con la Presidenta, yo no sigo en política”, explicó, aludiendo al contexto, época y momento que el país vive, enfrentado al mundo político.

“He visto la falta de generosidad, de solidaridad de algunos frente a un programa de gobierno, a una líder como la que tenemos hoy día, que de verdad es excepcional”.

Además, Rincón aseguró que “he visto la falta de generosidad, de solidaridad de algunos frente a un programa de gobierno, a una líder como la que tenemos hoy día, que de verdad es excepcional, de una sencillez, de una consecuencia como pocos”, explicó.

La ministra contó que llegó a su casa y encontró a su hijo llorando por la imputación realizada por Castro y otros comentaristas. “Hacen que me reafirme que después de acompañar a la Presidenta en este gobierno que es histórico, es tarea cumplida”, manifestó.

Rincón descartó que esta decisión tenga que ver con la crisis que hoy vive la Nueva Mayoría y aseguró que Bachelet y sus colegas del comité político ya están informados al respecto.

No me gusta cómo algunos están entendiendo la política, de distintos lados, y no son todos, son algunos (…) Cuando en la época de la dictadura luchábamos por derrocar a Pinochet y recuperar la democracia estábamos todos en esto. Hoy día cuesta identificar cuál es el proyecto. Esto me preocupa y ahí hay un tema personal: probablemente los molinos del Quijote me cansaron”, finalizó.