albosazulesDurante el pasado miércoles, la Cámara Baja aprobó con 96 votos a favor y dos en contra la reforma a la Ley Nº 19.327, estableciendo una Ley de Derechos y Deberes en Espectáculos de Fútbol Profesional.

La medida, que ya había sido aprobada por unanimidad en el Senado, apunta a ampliar la aplicación de la ley a otros espacios vinculados al fútbol (celebraciones, entrenamientos, banderazos y traslados de hinchas), además de profundizar las sanciones (multando a hinchas y clubes) y estableciendo un estatuto con los derechos y deberes de los seguidores del fútbol.

De acuerdo a la iniciativa, los hinchas que comentan faltas o delitos en eventos vinculados al espectáculo de fútbol, dentro o fuera del estadio, podrían arriesgar prohibición de ingreso a los recintos futbolísticos. Entre los delitos nuevos al respecto, por ejemplo, se encuentra el secuestro de buses antes y después de los partidos, que podría llegar a ser castigado con penas de entre 5 y 10 años de cárcel. 

El régimen sancionatorio profundiza sus castigos para los clubes y los propios hinchas en caso de no cumplir lo establecido por la ley. Las multas van desde 1 a mil UTM, cuya cifra podría duplicarse en caso de reincidencia. En tanto, las sanciones serán proporcionales al riesgo asociado a los encuentros. 

Además, se duplicaron los períodos de prohibición de ingreso a los estadios: quienes sean condenados podrán arriesgar de 2 a 4 años sin poder asistir ingresar a presenciar un espectáculo de fútbol profesional. Las infracciones, en tanto, serán castigadas con prohibición de ingreso de 1 a dos años y pasarán al Juzgado de Policía Local. En este caso se contemplan, por ejemplo, los hinchas que enciendan bengalas al interior del estadio.

“Creemos que es una buena noticia para la comunidad del fútbol, la que hay que cuidar y parte de eso supone dejar fuera de los estadios en Chile a los que por sus propios comportamientos se han apartado de la comunidad del fútbol”, señaló José Roa.

“Creemos que es una buena noticia para la comunidad del fútbol, la que hay que cuidar y parte de eso supone dejar fuera de los estadios en Chile a los que por sus propios comportamientos se han apartado de la comunidad del fútbol, pero también supone sancionar a los clubes que no hacen bien su trabajo, especialmente que no cuidan a los hinchas”, declaró José Roa, jefe del Plan Estadio Seguro.

La nueva legislación regula y exige la aplicación el derecho de admisión y establece puntos específicos para su práctica, incorporando la solidaridad en su ejercicio: así, si un club aplica derecho de admisión, todos los clubes deberán hacerlo. 

Los organizadores de los eventos deportivos tendrán la responsabilidad de crear accesos diferenciados para que puedan asistir familias, niños, tercera edad y discapacitados. Por otra parte, se incorporarán nuevas sanciones por discriminación o xenofobia en el marco de un encuentro deportivo, con sanciones que van desde 1 a 25 UTM y 1 a 2 años sin ingresar a un estadio.

Nuevas facultades para policías, guardias privados e intendentes

azulesEl modificado reglamento legal entrega nuevas facultades a los Intendentes, quienes podrán rechazar la programación de un partido de acuerdo a razones justificadas en relación a la seguridad y el orden público. Éstos, además, podrán revocar autorizaciones comunicando su decisión a Carabineros, organizadores y árbitros.

La nueva ley agrega también facultades para los guardias de seguridad privada, en específico respecto a las condiciones de ingreso y permanencia en los estadios. Carabineros de Chile, en tanto, tendrá nuevas funciones en el rol de súpervigilante del cumplimiento de la norma. 

Además, existirá un registro de las prohibiciones judiciales de ingreso a los estadio y del derecho de admisión ejercido por los clubes, el que quedará a cargo de la Subsecretaría de Prevención del Delito del Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

Se espera que la polémica ley sea promulgada en los próximos días, para ser publicada posteriormente en el Diario Oficial y comenzar su aplicación durante el desarrollo de la Copa América.