IMG_6613-1-e1413237131975Durante esta semana, la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Chile (Feuc) difundió un video con las propuestas y visión de la organización ante la reforma a la Educación Superior. La iniciativa generó molestia al interior de la institución, que ha participado todos estos años del movimiento estudiantil. La pieza que causó polémica incluso tilda de “consignas ingenuas” y “utopías” las demandas del movimiento social.

Una larga lista de ex dirigentes estudiantiles, entre los que se cuentan el diputado Giorgio Jackson y la ex presidenta Naschla Aburman, decidieron manifestar su postura a través de una declaración pública.

“Rechazamos el mensaje transmitido por la directiva al inicio de su presentación de propuesta sobre la educación, refiriéndose a los ideales del movimiento social por la educación como consignas “ingenuas y utopías”. Creemos firmemente que la síntesis que se ha logrado durante estos años de lucha por la educación, refleja un despertar de la población chilena, que exige la educación como un derecho social y no como un bien transable en el mercado, como ha sido considerada hasta el momento”, argumentaron.

Además, señalaron que es “una falta de respeto” que la directiva de la FEUC hable de “elevar la discusión” a la hora de exponer sus visiones en el video. “Nos sentimos especialmente ofendidos, en la medida que en los últimos años, en nuestros territorios hemos realizado un arduo trabajo de discusión sobre los problemas de la educación chilena a través de asambleas, encuentros internos, discusiones abiertas, jornadas de trabajo y otros, cuestión que la directiva FEUC ignora conscientemente tratando el resultado de esa síntesis solo como consignas ingenuas”.

Los ex representantes recordaron que, desde el 2011, los estudiantes de la UC han concluido que Chile merece una educación pública, gratuita y de calidad.

Los ex representantes recordaron que, desde el 2011, los estudiantes de la UC han concluido que Chile merece una educación pública, gratuita y de calidad.

“Consideramos que es legítimo que la Directiva tenga su propia forma de pensar y sus propias propuestas, e incluso que puedan aportar insumos desde su postura para la discusión. Sin embargo, no es correcto que se respalden en una legitimidad democrática dada por su elección, mientras se pasa a llevar y se denosta el trabajo de sus propios compañeros en los años anteriores, quienes también fuimos electos democráticamente, y que fuimos parte de los consensos elaborados como Universidad Católica, cuyos resultados están en sintonía con el movimiento social por la educación. Ejemplo de eso fue la mayoría abrumadora que votó a favor de la movilización de la UC en la última marcha por la educación”, sentenciaron.

Además, invitaron a los representantes actuales a levantar procesos de discusión para que, así, sean los estudiantes de la UC y “no sólo sus dirigentes” quienes manifiesten sus propuestas a la sociedad.