chilesaurusDurante este lunes, se publicó en un artículo de la revista Nature la existencia del Chilesaurus diegosuarezi, un ejemplar de 145 millones de años, proveniente del primer período Jurásico analizado en Chile.

Según los especialistas, el ejemplar no pertenece a ningún grupo conocido y podría ser el primer representante “de un linaje desconocido”. El Chilesaurus, a diferencia de otros terópodos, era hervíboro, y su aparición constituye un verdadero rompecabezas evolutivo para la comunidad científica. 

El dinosaurio de procedencia chilena fue descubierto en 2005, en la región de Aysén, por un niño de siete años. Diego Suárez, hijo de geólogos chilenos, dio con el ejemplar mientras golpeaba rocas con un martillo en búsqueda de fósiles. Al principio, el pequeño sólo encontró una vértebra de pocos centímetros y una costilla, pero las excavaciones posteriores confirmaron el hallazgo.

Chilesaurus tiene un aspecto físico que no excede el tamaño de un caballo pequeño. Según los científicos, el dinosaurio poseía brazos robustos, pero sus manos contaban sólo con dos dedos cortos que terminaban en garras, lo que permitió descartar la idea de que el ejemplar cazaba animales. Por el contrario, su hallazgo también refuerza las teorías de que la diversificación de la dieta hacia el vegetarianismo fue más común de lo que se ha pensado.

El ejemplar chileno mezcla características de tres grupos de dinosaurios muy distintos entre sí. Hasta ahora, los palentólogos reconocen que la especie es única en el mundo y compartió con otras hace 148 millones de años en la Patagonia. Un extraño dinosaurio de cerca de 1,60 m. de altura, hasta ahora el primer herbívoro conocido en la zona, que terminó por plantear un nuevo desafío a la ciencia. Esta vez, desde el sur del mundo.