michelle_bachelet_sonrisaEn medio de una de las peores crisis de credibilidad del sistema político, esta mañana el Gobierno promulga la nueva ley que reformará el modelo electoral después de 25 años de vigencia del sistema binominal.

El Ejecutivo invitó a la ceremonia de promulgación del proyecto a dirigentes de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, ello con el fin de representar las sensibilidades transversales que bregaron por la reforma.

Los representantes de la UDI, sin embargo, se ausentaron, luego de que fracasara el recurso interpuesto contra la reforma ante el Tribunal Constitucional por su presidente, Hernán Larraín, y otros senadores del gremialismo y RN.

“Es algo emblemático después de 25 años (…) muy simbólico e importante, vamos a tener una democracia donde las mayorías van a ser claras y las minorías siempre van a estar representadas”, señaló el cuestionado ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo.

La nueva normativa aumenta el número de diputados de 120 a 155 y el de senadores de 38 a 50. Ahora, cada región pasará a ser una circunscripción cuya cantidad de senadores se elegirá en proporción a su población. Así, en Arica y Parinacota, Tarapacá, Atacama, Aysén y Magallanes se elegirán dos senadores; en Antofagasta, Coquimbo, O’Higgins, Los Ríos y Los Lagos tres; y en las regiones Metropolitana, del Maule, Biobío y La Araucanía cinco.

Los distritos, en tanto, disminuirán de 60 a 28, eligiendo cada uno de éstos entre tres y ocho diputados, dependiendo de su población.

En este nuevo panorama, el método de elección contempla la utilización de un sistema de cifra repartidora similar al que se ocupa para elegir concejales y consejeros regionales. Esto significa que se utilizará un coeficiente para definir el número de cargos electos en proporción a los votos conseguidos.