Anoche desde el comando de la senadora y aspirante a presidir el Partido Socialista (PS), Isabel Allande, ya daban cuenta de que la legisladora por Atacama aventajaba por un amplio margen a su contendor, el ex titular del partido, Camilo Escalona.

Las elecciones, que tuvieron una alta connotación mediática, superaron las expectativas de participación con cerca de 25 mil militantes emitiendo su sufragio. En ellas, la abrumadora mayoría individual que obtuvo la senadora Isabel Allende fue interpretada como un apoyo de las bases a la presidenta Bachelet y a su programa, ya que durante la campaña se instaló la idea de que lo que estaba en juego era la lealtad socialista con La Moneda.

Allende afirmó que “hoy no tenemos ninguna duda: podemos hablar de un triunfo claro. Hay que esperar que se constituya el Comité Central, pero tenemos claridad por los números, por la tendencia, que vamos ganando en votos individuales y como lista”.

Mientras, Camilo Escalona crítico por “apresurada” la reacción de Isabel Allende: “Lo que importa es que se elijan los miembros del Comité Central, y que una vez que este esté constituido y el Tribunal Supremo los proclame, se elija al presidente del partido”.

Durante la noche de este domingo el Tribunal Supremo del Partido Socialista hizo público el primer cómputo oficial de las elecciones. El escrutinio arrojó un total de 7.960 votos contabilizados, los que equivalen al 30% de los votos emitidos y a 71 de las 338 mesas constituidas a nivel nacional.

La elección también tendrá incidencias en la contienda presidencial. La propia Isabel Allende ha expresado sus aspiraciones en este sentido, mientras que otro de los presidenciables del partido, José Miguel Insulza, dependía altamente de la victoria de Camilo Escalona para consolidar sus posibilidades. Por otra parte, si bien ambos candidatos a dirigir el PS han sido críticos de Marco Enríquez Ominami, sus posibilidades de ingresar a la Nueva Mayoría eran escasas en el caso de un triunfo de Escalona.