huelgaUno de los principales componentes del discurso del Gobierno sobre la reforma laboral ha sido el de garantizar el derecho a huelga efectiva de los trabajadores, hoy impedida por el derecho de los empleadores a reemplazar trabajadores en caso de paralización de actividades.

Un estudio elaborado por la Fundación Nodo XXI, sin embargo, da cuenta a partir de datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) que un 53,5% de los trabajadores asalariados del país quedará excluido de la posibilidad de ejercer el derecho a huelga incluso de ser aprobada la reforma.

El componente más importante de estos trabajadores, señala el informe de Giorgio Boccardo, Daniel Allende y Cristóbal Moya titulado ¿Una nueva cuestión laboral en Chile?, “lo constituyen los trabajadores que se emplean en empresas con menos de ocho trabajadores o que se encuentran contratados en modalidad de honorarios o bajo contrato de faena o reemplazo (en total un 31,5%).

El segundo componente lo constituyen los trabajadores del sector público, que son el 14,9% de los excluidos, aunque en la práctica, señala el estudio, “han podido sortear la legalidad vigente y negociar sus condiciones de trabajo mediante la paralización de actividades y la negociación nacional”.

La masa de trabajadores que permanecerán sin derecho a huelga lo completan los familiares no remunerados y el personal de servicio doméstico, que son el 7,1% de los asalariados.

“El diseño institucional del orden laboral -que no será modificado con la reforma- contempla que una fracción mayoritaria de los asalariados no pueda ejercer sus derechos colectivos elementales, quedando excluidos desde un inicio de sus potenciales beneficios”, sostiene el estudio de la fundación ligada a la Izquierda Autónoma.

En otras dimensiones del trabajo asalariado analizadas por el estudio de Nodo XXI, se establece que “son las mujeres y los jóvenes quienes menos acceden al ejercicio potencial de este derecho, pese a que el ejecutivo ha señalado que ambos subconjuntos son de máxima prioridad en el diseño de políticas sociales”.

De acuerdo al estudio, además, las huelgas de trabajadores en chile son pacíficas. En nueve de cada diez paralizaciones, tanto legales como ilegales, no se registra presencia policial, enfrentamientos, detenciones, heridos ni presencia de autoridades.

Las principales herramientas utilizadas por los trabajadores, señala el estudio de Nodo XXI, con los piquetes (20,7%), las marchas (17,8%), los cortes de ruta (11,1%) y los turnos éticos (7,6%). En cuanto a sus causas, el 54% están relacionadas con las remunareaciones, el 11% con condiciones generales de trabajo (higiene y seguridad) y sólo el 8% con las formas de organizar y gestionar la producción.