wanksy pene 1

La gravedad del socavón demandó un Wanksy más provocativo.

 

Cansado de los hoyos que se tomaron las calles de su barrio, un ciudadano de Manchester, en Inglaterra, decidió que tenía que hacer algo. Se dio cuenta que las autoridades locales eran mucho más eficaces a la hora de limpiar graffitis que cuando se trataba de tapar, utilizando la jera de nuestras autoridades, “eventos”. Así que fundió los dos problemas, pintando figuras de penes alrededor de los hoyos para forzar a las autoridades a taparlos.

La primera vez que lo hizo fue bromeando, cuenta en su página de Facebook. Llevaba ocho meses pidiendo al ayuntamiento que solucionara el problema de un socavón especialmente peligroso en las inmediaciones de su casa, pero en el intertanto entendió qué era lo que verdaderamente molestaba a las autoridades municipales: los rayados que consideraban “groseros”.

wanksy pene 2

Todo un éxito.

 

Harto de golpear las puertas municipales, el vecino en cuestión dio un paso adelante y dibujó su primer pene alrededor del mentado hoyo. Lo firmó haciendo una mezcla entre el nombre del célebre artista graffitero Bansky y el término wanker que no significa otra cosa que “pajero”. ¿El resultado? Wanksy. En 48 horas el pene había sido eliminado y el socavón también. Fue el inicio de su cruzada.

Animado por el éxito de su primera acción, Wanksy se hizo de latas de spray de pintura no permanente, coraje, y las emprendió contra los socavones de su barrio. A cada uno le dedicó un pene a la medida. A los hoyos anchos les tocaron penes gordos, a los agujeros largos penes igualmente extensos y a los de formas intrincadas pues penes deformes. Así hasta que llegaban las brigadas municipales, borraban los penes y también los hoyos con alquitrán.

wanksy pene 3

Uno de los largos. Spray, sobre alquitrán, sobre pavimento.

 

En una entrevista, el ciudadano-artista decía: “”No todos se llenan. Es más, creo que el ayuntamiento los está ignorando a propósito, ahora que sabe de qué se tratan”. Los encargados de mantenimiento, en tanto, confirmaron al Manchester Evening mediante un comunicado que Wansky no les parece gracioso: “No sólo es obsceno y vandálico, también es contraproducente. Cada penique que nos tenemos que gastar limpiando estos graffiti es un penique que no tenemos para tapar los agujeros”. Para la BBC, en cambio, es un hecho que ahora los tapan más rápido que antes.

La popularidad de Wanksy se disparó gracias a la presencia y difusión de sus acciones en las redes sociales. No pocos usuarios comienzan a dar cuenta que este “arista carretero” (road artista), término que prefiere sobre el de “artista callejero”, comienza a tener imitadores en otros rincones del mundo. Una suerte de artista carretero colectivo lanzado a la tarea de dibujar órganos reproductivos masculinos cuya efectividad radica, paradójicamente, en ser borrados para llevarse con ellos el problema de los “eventos” callejeros.

wanksy pene 4

Vista lateral invertida.

 

wanksy pene 5

Un Wanksy gordísimo (obeso, incluso), pero cumplidor.

 

Otro Wanksy exitoso

Otro Wanksy exitoso