Foto: El Ciudadano.

Foto: El Ciudadano.

Un grupo de cinco ex presos políticos se tomó la Catedral de Santiago para demandar una pronta respuesta a las demandas que están levantando a lo largo del país, movilización que se suma a la huelga de hambre que un grupo de más de 60 ex prisioneros de la dictadura está desarrollando, en distintas fases, y que algunos mantienen hace ya más de 22 días.

Según informa El Ciudadano, pasado el mediodía de este lunes, el grupo de manifestantes hizo ingreso al recinto eclesiástico demandando que las pensiones entregadas por las comisiones Valech y Rettig sean igualadas, y una mejora al Programa de Reparación y Atención Integral en Salud (Prais).

Asegurando conocer los riesgos y consecuencias que pudiera traer consigo la huelga de hambre, los manifestantes afirmaron que hasta el momento son dos los huelguistas que han llevado la medida de presión a un extremo, desarrollando una huelga seca. El riesgo para la salud de los involucrados sería aún mayor, ante la avanzada edad de los manifestantes, y que se niegan a recibir atención médica.

Según la publicación, el vocero de la manifestación en la Catedral de Santiago, José Pradenas, afirmó que esperan entablar un diálogo con las autoridades eclesiásticas para intercedan por los huleguistas.

Por su parte, Braulio González, otro de los cinco manifestantes, aseguró que Carabineros hará puente entre ellos y los encargados del arzobispado, que llegarían hasta el lugar cerca de las 19:00 horas.

Ya el pasado lunes algunos huelguistas habían advertido que pasarían a desarrollar una huelga de hambre seca. Si bien las negociaciones con La Moneda aún no llegan a buen puerto, el jueves pasado el Secretario Ejecutivo del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior manifestó que las demandas de lo ex presos políticos “son justas según el Derecho Internacional”.