Captura de pantalla 2015-05-06 a las 13.01.47

Lo dijo hace algún tiempo el cineasta alemán Fatih Akin: “Si amas el cine, tienes que amar América”. Es que el gigante del norte es el mayor exportador global de películas y aunque pueda debatirse la calidad actual del cine estadounidense, no hay dudas de que en términos de alcance y popularidad están sentados en el trono del imperio del séptimo arte. Avengers: Era de Ultrón es una cinta muy gringa, ágil y refrescante y como era de esperarse se convirtió, el primer fin de semana de su estreno, en el mayor taquillazo del año: en todo el orbe.

Captura de pantalla 2015-05-06 a las 13.21.56

Le escuché una vez al guionista nacional Gonzalo Maza que la tecnología en tres dimensiones no se ha logrado todavía, que está inacabada y que simplemente no resulta un aporte para el espectador a la hora de asistir a una función. A eso podemos sumar la estricta postura del periodista Héctor Soto, quien reclama que las cintas de animación simplemente no son películas. Y bueno, la industria avanza a toda velocidad y los estandartes son espectáculos en 3D y principalmente animados: ya sean cintas familiares cuyos personajes son generados por computador o películas de carne y hueso que son rellenadas y maquilladas con efectos especiales, también generados por computador. El cine, lejos del canon, hoy se fabrica en computadores. Sea un círculo vicioso o virtuoso, entre los productores y los asistentes, los grandes estudios han descifrado el código para llevar más gente al cine: hacen películas cada vez espectaculares en términos visuales y sonoros y para que podamos disfrutarlas al máximo, han creados modernas salas para que cada película sea una experiencia.

Captura de pantalla 2015-05-06 a las 12.56.21

La segunda entrega de Avengers representa el éxito comercial en cuanto a espectadores en cada rincón del planeta y también en materia de marketing y merchandizing: poleritas, miniaturas, guantecitos y mascaritas por doquier. Pero la película misma es simplemente la secuela de la Avengers original, apenas un poco más acelerada en cuanto a la aparición de nuevos personajes y el desarrollo del conflicto. Es una cinta liviana, acelerada y simple, garantiza pasar 141 entretenidos minutos con distinción máxima. Es que está llena de humor en clave de sitcom y hasta incluye algo de comedia romántica, pero sobre todo mantiene al espectador pegado a la butaca con altas dosis de adrenalina en cada exagerada batalla, para no variar, de la que depende la supervivencia de la humanidad. Con esa bipolaridad entre los momentos de humor y las secuencias dramáticas, el espectador conoce un poco más de la intimidad de este grupo de súper héroes y ve cómo Tony Stark con su escasa moral intenta crear una inteligencia artificial, cuyo resultado es peligrosamente inverso al que se pretende: Ultrón, la herramienta que serviría para proteger a los seres humanos se reinventa rápidamente y decide extinguir a la humanidad.

Captura de pantalla 2015-05-06 a las 13.00.44

Si es mejor que la primera película de la saga, poco importa: ya es más grande y tiene una mejor factura. La industria ha creado y patentado un producto y Marvel junto a Disney le han sacado brillo y jugo. Mucho le deben al universo de las historietas y a rica tradición de la animación, pero sobre todo al mundo de los videojuegos.

 

Avengers: Era de Ultrón se grabó con la tecnología IMAX*, con drones y nuevos trucos para llevar las cámaras hacia ángulos y movimientos que antes eran imposibles. Así que se recomienda a los especialmente holgados en términos financieros y aprovechando la devolución de impuestos, porque la entrada cuesta aproximadamente siete mil pesos, especial atención con la nueva sala de Mall Plaza Egaña. Resulta que Cine Hoyts abrió la primera sala con tecnología IMAX 3D en Chile y aunque se demoró en llegar está impactante: la pantalla, que es particularmente curva, va de muro a muro y del suelo al techo. Y como si no bastara, cuenta con un moderno sistema de sonido envolvente. Un lujo de sala, hasta la butaca es cómodamente reclinable. La única contra indicación vendría siendo que hay que estar muy bien sentado, porque cualquier inclinación de la cabeza hace que los subtítulos se vean triples y para qué nos vamos a quejar de que, por menos de cinco minutos de película, hay que sacarse los anteojos especiales (muy parecidos a las gafas originales de Teminator). Es simplemente la mejor sala para ver una superproducción hollywoodense, habrá que alistarse para ver ahí el remake Mad Max, ojalá, Jurassic World, Batman v Superman y con suerte la nueva Star Wars.

*Es un formato para filmar películas que permite un mayor tamaño y una mejor resolución que el HD estándar, lo que se logra con un film de 70mm (el doble de tamaño que el normal de 35mm). Una pantalla IMAX mide 22 metros de ancho por 16.1 metros de alto. Súmele a eso el súper sonido envolvente.