Personal de Extranjería de la Policía de Investigaciones encontró esta mañana a 36 ciudadanos bolivianos de entre 28 y 35 años mientras se encontraban completamente hacinados y comiendo restos de alimentos en la comuna de Teno.

El grupo de afectados no ha recibido remuneraciones desde enero y se encontraba trabajando en la instalación de torres de alta tensión. La empresa subcontratista Isidora los habría contactado en Copiapó, donde producto de los aluviones que afectaron a la zona los trasladaron a Teno en precarias condiciones.

trabajadores

Según reporta Radio Cooperativa, la subprefecto Cynthia Contreras declaró: “trabajamos en la hipótesis sobre la trata con fines de trabajo forzado, porque ellos se encuentran en Chile prácticamente forzados por la necesidad de que se les cancele su sueldo y ahí configuramos el delito de trata”.

Además agregó: “Los bolivianos señalan que fueron contactados en Cochabamba, traídos hasta Santiago y luego distribuidos tanto en Copiapó como en San Fernando, se encontraban en hacinamiento y con alimento precario, no todos los días con una buena alimentación“.

Por su parte, la fiscal Mónica Barrientos afirmó:  “esto se genera por una denuncia que se realiza por parte de la gobernación y se inició una investigación que está en curso para tratar de determinar si estamos ante el delito de tráfico y trata de personas”.