Maximo-Pacheco_0021-540x350El Movimiento Defensa Medio Ambiente de La Higuera cuestionó las señales otorgadas por el gobierno en materia medioambiental. Específicamente, reprocharon que los ministros de Minería (Aurora Williams), Energía (Máximo Pacheco) y Medio Ambiente (Pablo Badenier) sigan en sus cargos “a pesar de todas las críticas por parte de las comunidades afectadas por los proyectos industriales, muchos de ellos en etapa de judicialización. Críticas que, precisamente, se dirigen al conflicto de interés de Aurora Williams y Máximo Pacheco, quienes fueron empleados de empresas de la familia Luksic, quiénes tienen un alto interés en estas carteras por sus proyectos mineros y energéticos”, recordaron.

Además, agregaron que pese a que la designación de Badenier fue bien valorada en su momento, “la pasividad del Ministro ante los graves conflictos socio-ambientales como el caso Pelambres, indican que la postura de Medio Ambiente es secundar las acciones y políticas de Minería y Energía y con esto, al sector empresarial”.

Modema manifestó su preocupación ante la continuidad de otras figuras influyentes en materia ambiental. Por ejemplo, la incorporación de Jorge Insunza como Ministro de la Secretaría General de la Presidencia: “El diputado PPD Jorge Insunza votó junto a la derecha en la Comisión de Recursos Hídricos de la Cámara de Diputados, negándose a la modificación del Código de Aguas sobre el régimen de propiedad de las aguas del minero, votando en favor de la protección de los derechos mineros. La única designación que escapa a esta constante, es la de Marcelo Díaz (PS) en la Secretaría General de Gobierno, quién se ha caracterizado por un trabajo aliado a las comunidades en la defensa del Medio Ambiente”, señalaron.

La organización señaló que ve con preocupación la designación del nuevo gabinete. Desde su perspectiva, Bachelet desistió del perfil reformista de su programa de gobierno y hoy apuesta por “silenciar y neutralizar la voz ciudadana, gobernando junto a la antigua clase política y quienes defienden el interés del sector empresarial, conservando entre sus filas a políticos con serios conflictos de interés como los ya mencionados y Alberto Undurraga”.