aborto paraguayEl caso de la menor de 10 años que se encuentra embarazada en Paraguay ha despertado conmoción mediática internacional. A la distancia, el mundo ha observado y criticado los límites de la ley y su negligencia ante la experiencia de la niña que fue presuntamente violada por su padrastro.

Pese a su edad y a las peticiones de su madre, no se le ha permitido abortar. La ley sobre aborto en Paraguay es muy restrictiva y sólo autoriza la interrupción del embarazo en caso de que la vida de la mujer o menor involucrada corra un grave peligro. La normativa, además, no considera ninguna excepción en casos de violación, incesto o feto inviable.

“La decisión de las autoridades paraguayas ha resultado en graves violaciones de los derechos a la vida, a la salud y a la integridad física y mental de la niña, así como su derecho a la educación, que ponen en peligro sus oportunidades socio-económicas”, señalaron los expertos a través de un comunicado.

Además, recordaron que a pesar de las solicitudes de la madre y de los especialistas médicos, “el Estado no tomó medidas para proteger la salud, la integridad física y mental e incluso la vida de la niña de 10 años”. A su vez, advirtieron que “no se hizo una evaluación interdisciplinaria e independiente con miras a asegurar el interés superior de la niña antes de descartar tratamientos para salvar su vida, incluso el aborto”.

A su vez, advirtieron que “no se hizo una evaluación interdisciplinaria e independiente con miras a asegurar el interés superior de la niña antes de descartar tratamientos para salvar su vida, incluso el aborto”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que los embarazos precoces son extremadamente peligrosos para la salud de una niña embarazada y, además de diversas complicaciones, incluso pueden conducir a la muerte. En América Latina, de hecho, el riesgo de muerte materna es cuatro veces mayor entre adolescentes menores de 16 años. 

En 2014, la madre la menor paraguaya había denunciado los abusos sexuales del padrasto, razón por la que los expertos de la ONU acrecentaron sus críticas: “Lamentamos profundamente que el Estado no haya cumplido con su responsabilidad de actuar con la debida diligencia y de proteger a la niña”.

Por otro lado, criticaron que la Fiscalía de Paraguay ordenara prisión preventiva para la madre de la niña violada, supuestamente acusándola de “incumplimiento del deber del cuidado” y ubicándola como cómplice del abuso sexual sufrido por su hija. Por su parte, el Ministerio Público ha defendido su decisión asegurando que la mujer proporcionó pistas sobre el paradero del padrastro, pero ninguna logró ayudarles a ubicarlo. El hombre finalmente fue detenido el sábado pasado e ingresó a la cárcel de Tacumbú.