bárbara figueroaLas medidas de contingencia anunciadas para este fin de semana por la Superintendencia de Bancos de Instituciones Financieras (SBIF) fueron rechazadas por la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, que califico a la actitud del órgano supervisor como “rompe huelga”.

Al reproche su unieron los mismos trabajadores en huelga, que calificaron al superintendente Eric Parrado como “el peor rompe huelgas que existe, ya que de esta manera trata de debilitar nuestro movimiento”, declaró Roberto Leiva, presidente del Sindicato de Brinks a Cooperativa.

Leiva criticó las recomendaciones de la SBIF señalando que  “la única forma que tenemos de presionar a nuestra empresa es que sean los mismos bancos y clientes que presionen a las empresas, de manera que otorguen un sueldo digno a los trabajadores”.

Ante la huelga que involucra a las dos empresas más importantes de transporte de valores, Prosegur y Brinks, la concentración en el mercado se ha hecho notar con el paso de los días. Mientras que los trabajadores de la primera empresa están en huelga desde el pasado 8 de mayo, en el caso de la segunda la paralización comenzó el 11 de mayo.

Tras el anuncio de que BancoEstado abriría este sábado, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, reprochó las medidas adoptadas por la SBIF  y a través de redes sociales criticó las acciones por “ampararse en los ciudadanos para actuar como rompe huelgas”.

La huelga que ya se extiende por más de 11 días ya afecta al 13,86% de los cajeros totales disponibles en el país, de los cuales el 13,03 corresponde a dispensadores de dinero que se encuentran ubicados fuera de sucursales bancarias.