santos farcEn un comunicado que colgaron en blog oficial, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron que suspenden el cese unilateral e indefinido al fuego que se habían autoimpuesto desde el 10 de diciembre de 2014.

La decisión ocurre después de la muerte de 26 guerrilleros en Colombia a manos de un bombardeo militar, según informó delegación de la organización rebelde en las negociaciones de paz en Cuba.

“No estaba en nuestra perspectiva la suspensión de la determinación del cese el fuego unilateral e indefinido… pero la incoherencia del Gobierno Santos lo ha logrado”, aseguró el Secretariado de las FARC en el comunicado.

Sin embargo, la guerrilla se declaró disponible para continuar el proceso de paz iniciado en noviembre de 2012 y buscar un alto al fuego bilateral como condición para terminar el conflicto armado que se arrastra ya por medio siglo.

“Contra nuestra voluntad tenemos que proseguir el diálogo en medio de la confrontación. Aunque Santos anuncia que mantendrá la ofensiva, insistiremos en la necesidad de acordar cuanto antes, para la salud del proceso de paz y evitar nuevas victimizaciones, el cese bilateral de fuegos que con tanta insistencia han reclamado las mayorías nacionales”, dijeron las FARC.

El operativo militar que causó la muerte de los efectivos de las FARC tuvo lugar en el departamento del Cauca, en el suroeste del país, zona en la cual hace más de un mes 11 militares murieron en la que denuncian fue una emboscada de la guerrilla. Tras el hecho, el presidente Santos ordenó reanudar los bombardeos contra la guerrilla que había suspendido luego del cese al fuego asumido por éstas.

El jefe de Estado, acompañado de su ministro de Defensa y de autoridades militares, aseguró que en el ataque hubo “26 bajas, un menor de edad recuperado que se encontraba herido y recibió atención médica”. Según Santos en la operación fue incautado “importante armamento”.

El primer mandatario de Colombia recordó luego de los hechos que desde que comenzaron los diálogos de paz con las FARC hace casi tres años en Cuba, “las operaciones (militares) no se detendrían y no se detendrán. Que nadie se llame a engaños”.

La autorización del bombardeo contra campamento de las FARC, enfatizó, fue “una acción legítima del Estado en defensa y protección de la ciudadanía”, una que “la mayoría de los colombianos aplauden”.

Félix Muñoz, alias “Pastor Alape”, uno de los representantes de las FARC en las negociaciones de paz advirtió que para la guerrilla la tregua “se hace imposible” de sostener luego del “degradante” bombardeo militar. Pastor Alape advirtió a través de su cuenta de Twitter que el cese al fuego que mantienen desde diciembre pasado “se hace imposible” ya que la muerte de los rebeldes “hiere el corazón y alarma la razón”.