La directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fríes, quien asistió a la cuenta pública el día de ayer en Valparaíso, se refirió a los anuncios hechos por la mandataria, donde vio debilidad por parte del gobierno en materia de derechos humanos.

“Hubiéramos esperado un discurso más fuertemente basado en derechos, en los derechos humanos. Si bien hubo anuncios, el discurso denota que aún no fluye fácil el discurso de derechos. Hubiera esperado un capítulo específico de derechos humanos, eso hubiera sido un sello de este gobierno y una señal importante para la ciudadanía”.

lorena-fries-monleon

Fries lamentó la ausencia de anuncios que proyectaran un robustecimiento de la institucionalidad actual: “La Subsecretaría de Derechos Humanos es un compromiso que ya está en curso, que valoramos y que seguiremos impulsando; así mismo, nos parece importantísimo que haya reforzado el anuncio sobre la educación en derechos humanos y su inclusión en el curriculum escolar”, aseguró. Sin embargo, puso énfasis en la debilidad de la institucionalidad vigente, que impacta directamente en los derechos de todos los chilenos.

“Ley antiterrorista, Mecanismo Nacional de Prevención contra la Tortura, fortalecimiento del INDH son deudas que esperamos sean abordadas en este año de gobierno, aunque no hayan estado incluidas en el discurso de la Presidenta”, añadió.

Una nueva Ley de Migración también fue uno de los elementos que la presidenta dejó fuera de sus balances y proyecciones. Para Fríes, el reconocimiento de derechos a las y los migrantes sería un aporte tremendo, en tanto reconocería el aporte que significan para el país. “Hubiera sido importante un anuncio sobre este tema, ya que estamos ad portas de la Copa América, evento que convoca a distintos pueblos hermanos y en el que esperamos que no se produzcan hechos de discriminacion e intolerancia”, sostuvo.

“Hemos escuchado importantes anuncios en materia de derechos económicos, sociales y culturales, como educación, trabajo, salud, pensiones, vivienda, además de igualdad de género y el sistema de gestión de riesgos para enfrentar emergencias, lo que también impacta en los derechos humanos, sobre todo de los grupos más vulnerables. Chile tiene una enorme deuda en la garantía de estos derechos: el derecho al agua, la igualdad territorial, la participación social y política. Tantas necesidades inaplazables de las que el Estado debe hacerse cargo, de la mano de la ciudadanía”, explicó Fries.

Consultada sobre sus expectativas respecto al “proceso constituyente”, punto que Bachelet prefirió no profundizar en sus palabras, la directora del INHD aseguró que existe en la ciudadanía un sentimiento común por un nuevo acuerdo político y social, que debe concretarse finalmente en una nueva Constitución.

 “De eso no cabe duda y eso no va a cambiar si el mecanismo que elija el Gobierno no cumple con mínimas condiciones de transparencia y de participación ciudadana, con énfasis en los grupos discriminados y vulnerados, que genere confianza en la ciudadanía”, declaró.