luciano debrottAdemás de los casos de Rodrigo Avilés y Paulina Estay, otros estudiantes fueron víctimas del uso desmedido de la fuerza policial en las protestas en las últimas semanas. El caso de Luciano Debrott, el alumno de ingeniería civil de la Usach que resultó herido luego de que una bomba lacrimógena impactara su ojo, ha sido otro motivo de preocupación para el movimiento estudiantil.

Por ahora, las noticias sobre su mejoría no son del todo optimistas. A través de un mensaje de Facebook, que fue difundido por algunos dirigentes estudiantiles, la madre del universitario, Marlys Riquelme, señaló que Luciano fue sometido a una nueva intervención quirúrgica, donde su ojo volvió a sangrar. “Lograron detener el sangramiento a punta de antibióticos y anticoagulantes”, especificó.

“El médico nos dijo que hay que rogar que no vuelva a sangrar en estos días, sobretodo esta noche. Si vuelve a sangrar, tendrán que hospitalizarlo por unos 5 días más, para poder controlar la presión ocular y manejar los anticoagulantes”, recalcó la madre del estudiante, agregando que el doctor “dice que también es una posibilidad que pierda la vista de ese ojo. Que al parecer, hay algo suelto dentro del ojo y que pudieron no darse cuenta por la cantidad de sangre que tenía”.

Riquelme solicitó buenas energías para su hijo y aseguró que “quisiera que esta pesadilla termine ya”. “Pensar que ese carabinero “Capitán Sanzana O., probablemente duerme tranquilo y feliz, quizás hasta abrazando a sus hijos “, mientras yo me voy muriendo de la angustia y la rabia…”, reflexionó.