Este viernes, Estados Unidos retiró a Cuba de la lista de países que promueven el terrorismo. La nómina es renovada cada año por el Departamento de Estado, y la isla caribeña la integró desde 1982. Esta medida significa un gran paso en la recomposición de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

ap_barack_obama_raul_castro_jt_150411_16x9_992

Si bien EEUU asegura que aún mantiene diferencias importantes con Cuba en otras materias, estas están “fuera de los criterios relevantes” para tomar esta decisión.

El vocero del Departamento de Estado, Jeff Rathke, afirmó: “El plazo de 45 días de notificación al Congreso ha expirado, y el Secretario de Estado tomó la decisión final de rescindir la designación de Cuba como Estado Promotor del Terrorismo, que se torna efectiva hoy, 29 de mayo”.

Para el gobierno norteamericano, la salida de Cuba de la lista refleja su convicción de que el país centroamericano reúne los criterios y garantías que aseguran que no apoya al terrorismo internacional y “que no apoyará actos de terrorismo en el futuro”.

En diciembre de 2014, el mandatario estadounidense, Barack Obama, solicitó al Departamento de Estado realizar un informe sobre la situación, cuyas conclusiones arrojaron que Cuba no debía estar en la polémica lista.

Le decisión entró en vigor este 29 de mayo, luego de expirar el período de 45 días para la notificación del Congreso, según detalla el comunicado gubernamental.

Desde diciembre de año pasado se están haciendo profundos trabajos para reconstruir las relaciones entre La Habana y Washinton, siendo este paso uno fundamental para iniciar conversaciones sobre intercambio de embajadores e instalación de embajadas.