jaime orpisEl cuestionado senador gremialista, Jaime Orpis, reconoció este domingo haber recibido millonarios pagos que desde la empresa Corpesca, asegurando que corresponden a un “financiamiento irregular” de su campaña. Sin embargo, el legislador negó haber cometido cohecho para defender “intereses indebidos de la industria” durante la tramitación de la Ley de Pesca, en la cual votó favorablemente.

Luego de conocerse que el parlamentario está siendo investigado por la Fiscalía, el senador envió una declaración a El Mercurio en la que reconoce “errores” pero descartó delitos.

“Éstos han sido días muy duros. Me he refugiado en el silencio y la reflexión, porque siento que estos hechos afectan no sólo mi vida como parlamentario y como persona, sino también pueden vulnerar lo que ha sido la lucha de toda mi vida: la rehabilitación de personas de escasos recursos afectadas por la droga”, afirma en el comienzo de su declaración.

“Reconozco que solicité apoyo para el financiamiento de campañas políticas y desmiento categóricamente que ello haya influido en la manera en que he votado o actuado en mi vida parlamentaria”, agregó Orpis, quien tendrá que declarar ante Fiscalía próximamente.

“Se han dicho muchas falsedades y, probablemente, vendrán más. La mayor y más alejada de la realidad es que defendí intereses indebidos de la industria pesquera. Mi participación en la Ley de Pesca fue la misma que tuvo la inmensa mayoría del Parlamento, de todos los sectores políticos, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado; en que honestamente vimos en esta ley mejores condiciones para el país y, en mi caso, especialmente para la zona norte”, afirmó.

“En esta investigación haré lo que me dicta mi conciencia: actuar con la verdad, reconocer lo que sea cierto y refutar lo que sea mentira (…) Defenderé mi honra para que quede absolutamente claro que mis decisiones en materia legislativa siempre las he tomado con la más absoluta libertad de conciencia e independencia”, agrega el senador.

Además, el legislador afrontó las crítica por enriquecimiento que ha recibido tras conocerse de los pagos que recibió desde Corpesca entre 2009 y 2013, que iban de lo 2 a los 10 millones de pesos.

“No me he enriquecido con la política, sino que al revés: han sido más los costos que los beneficios, que aún estoy pagando”, y agregó que asumirá los “errores” que ha cometido los asumirá “de frente, con dignidad y con la fuerza que espero me dé Dios, y sobre todas cosas, con la total convicción de que no he cometido ningún delito”.

“¿Cuál es el problema de fondo? Que la política y el servicio público necesitan financiamiento, y quienes no tenemos dinero personal para ello debemos pedirlo para cubrir ese nivel de gasto; que en mi caso personal, como senador de dos regiones, no sólo abarca mi campaña, sino que los procesos eleccionarios que allí vivimos los últimos seis años”, argumentó.

En Chile “se generalizó una manera irregular de financiamiento, de la que lamentablemente no pudimos abstraernos. Eso ha generado un problema que, como sociedad, no hemos sabido resolver. Decir otra cosa no es sólo una mentira, sino una enorme hipocresía”, planteó Orpis, que emplazó finalmente a la Justicia a tener “un trato equivalente con todos” y “no discriminar a nadie por posición política”.