bachelet y peñailillo“Yo no hice precampaña”, aseguró la Presidenta Bachelet en su primer pronunciamiento luego de revelarse que el exministro Rodrigo Peñailillo y el recaudador Giorgio Martelli allegaron de manera irregular recursos desde Soquimich, la empresa del yerno de Pinochet, para financiar los preparativos de su última campaña presidencial.

En entrevista con Cecilia Rovaretti, de radio Cooperativa, Bachelet aseguró que cuando decidió volver a Chile desde ONU Mujeres “no vine a hacer precampaña, vine a hacer campaña”, decisión que le resultó “muy dolorosa, porque estaba muy comprometida con las mujeres del mundo”.

A Nueva York, relató la Mandataria, “iba mucha gente y pedía juntarse conmigo. La pregunta típica era: ¿usted va a ser candidata? Otros me querían convencer”. Bachelet afirmó que “Velasco fue varias veces, cinco veces”, también reconoció que la visitaron “René Cortázar, Edmundo Pérez Yoma y su mujer, Paulina Veloso y su esposo, Heraldo Muñoz, Nicolás Eyzaguirre”.

La Presidenta reconoció las visitas del ex ministro Peñailillo, pero indicó que “ni a Rodrigo ni a nadie más le pregunté quién le pagaba los pasajes. Rodrigo fue dos veces a decirme que él pensaba que yo debía postular de nuevo”.

Sobre su conocimiento de los dineros utilizados en su precampaña, Bachelet insistió en lo dicho al respecto hasta ahora. “Nunca instruí, ni fui informada, ni autoricé algún mecanismo para una precandidatura”. Consultada por qué pensaba acerca del origen de los recursos de su campaña, la Mandataria respondió: “¿Que quien financiaba? Yo pensaba que el PS y el PPD, francamente”.

Bachelet indicó también que no solo no hizo campaña, sino que no la necesitaba porque “si hay alguien que era conocida, era yo. No era necesario”. Casos distintos, señaló, fueron los de otros precandidatos, como Andrés Velasco, Claudio Orrego o Ximena Rincón, enumeró.

Sobre el ex ministro Peñailillo, Bachelet aseguró que “Rodrigo es un hombre con gran talento político y tiene un gran futuro por delante”. Removerlo de su cargo, dijo, fue una “decisión dolorosa y dura, pero los presidentes tenemos que pensar en el país”, agregando que habló con él luego de la muerte de su secretaria y que se mantiene al tanto de cómo está: “yo creo que no ha sido fácil”.

La Presidenta explicó los malos resultados del gobierno en las encuestas porque “los chilenos somos desconfiados. Ven un conjunto de cosas pasando y meten a todos en la misma bolsa (…) entonces somos todos sospechosos”. Sin embargo, aseguró, “prefiero vivir en un país donde se quiere más transparencia a uno donde todo se tapa”.

Bachelet señaló que el Gobierno buscará revertir los malos resultados en las encuestas por medio de “estar más en terreno”, “cumplir los compromisos” y “comunicar mejor lo que estamos haciendo”. Para mejorar el entendimiento con los empresarios, indicó que es preciso “restaurar confianzas entre el sector público y el privado” y ganar más “dinamismo en la economía”.