Paro1junioDesEste lunes, el Colegio de Profesores inició con una masiva marcha por la Alameda una semana de paro en protesta por el proyecto de Carrera Docente enviado por el Ejecutivo. Si bien el proceso de elaboración del articulado contó con la participación del Magisterio durante los primeros meses de 2015, en el último tramo las negociaciones evidenciaron la falta de acuerdos entre las partes, y una vez presentado el proyecto, sus dirigentes nacionales se restaron del acto en que se presentó.

La consigna de este lunes, así como la del miércoles -en la que sumarán estudiantes universitarios y secundarios- era “por una real carrera docente”.

Sin embargo, las razones de fondo para rechazar el proyecto apuntan a un diseño de carrera docente que impulsa la competencia entre pares (estímulos económicos en base al desempeño); la negativa a implementar un proceso de certificación (que se sumaría a las evaluaciones ya existentes); y las escasas mejoras en las condiciones laborales de los profesores, como más tiempo para planificar sus clases.

Jaime Gajardo, presidente del Colegio de Profesores, explicó que el proyecto del Ejecutivo “no contiene nuestras propuestas y en la consulta nacional, en la que votaron casi 50 mil maestros, más del 95 por ciento la rechazó”.

En efecto, la consulta nacional del 11 de mayo pasado, contó con 47.123 votantes, de los cuales el 94,54% se inclinó por la opción “rechazo” ante la propuesta del Mineduc.

Además, la propuesta del Colegio de Profesores para una Carrera Docente, recibió un 51,66% de respaldo, y un 44,54% de rechazo.

Ligia Gallegos, segunda vicepresidenta del Magisterio, aclaró que el reclamo del gremio en contra del proyecto del gobierno no se refiere a las mejoras salariales, sino en términos de condiciones laborales, “lo que es mucho más que un asunto dinero”.

“Esto se refiere a las condiciones en que se pueden hacer las clases. Es lógico que todos quieran mejorar sus salarios, pero hay que fijar la atención en el nuevo mercado educacional que abriría la certificación del profesorado. Esa certificación implica desconocer un título profesional obtenido en universidades, y que obligaría a revalidarlo cada cuatro años. Eso abrirá un nuevo mercado educacional y está castigando finalmente a las víctimas del sistema, porque los responsables de la buena o mala formación de los profesores, es de las entidades. Allí es donde hay que enfocarse”.

Gajardo reconoció que lo que más les preocupa es que, hasta el momento, no existe “absolutamente nada” de acercamiento de parte del ministerio. “Esto puede adquirir dimensiones muy potentes. Este es un paro realmente masivo y eso, a lo menos, debería llamar la atención de parte de las autoridades para que llamen a la directiva y conversemos cuáles son los puntos que tenemos que destrabar”, explicó.

“Esta Carrera Docente no va en el sentido de fortalecer la educación pública, y sigue basándose en la desconfianza hacia los maestros. Este proyecto ha recibido fuertes críticas no sólo nuestras, sino también desde distintos sectores académicos, de centros de estudio, de El Plan Maestro, así es que esperamos que se escuchen estas señales y se retome el diálogo para construir una verdadera Carrera Docente”, finalizó el timonel del gremio.

dario vasquezPor su parte, el secretario general del Magisterio, Darío Vásquez, criticó a la conducción del gremio por no desprenderse de sus vínculos con la Nueva Mayoría y aseguró que los reparos de Gajardo hacia el proyecto sobre algunos puntos no solucionan el proyecto en su conjunto. “Como directorio íbamos a realizar un rediseño del proyecto, pero no se hizo. Él habla de nudos críticos que hay que solucionar, pero a mi juicio, eso no es lo mismo. Por lo tanto, hay una tarea pendiente fundamental para el momento que vivimos, porque de ello depende que tengamos una opinión clara respecto de lo que queremos en relación al proyecto”, explicó.

Según el dirigente, existen sectores de base como en la Región del Bío Bío que están empujando porque el Magisterio solicite el retiro del proyecto de la Cámara de Diputados, propuesta que será sometida a votación este viernes por la Asamblea Nacional del Colegio de Profesores.

“Ir al parlamento significa, a juicio nuestro y de los dirigentes de base, ir a legalizar el proyecto enviado por el Gobierno y arreglarle sólo unas cositas. Eso no es lo que queremos. El rechazo contundente de casi un 97% del profesorado es demasiado decidor. El gobierno, la sociedad chilena y los parlamentarios tienen que tomar en cuenta que no es posible legislar un proyecto que los profesores rechazan”, afirmó.

Vásquez detalló que el proyecto no resuelve completamente las condiciones laborales de los docentes, específicamente en lo relativo a las horas no lectivas de los profesores. “Seguimos siendo el país con peores condiciones laborales, porque por mucho que el proyecto diga que se hará una redistribución de la carga horaria (pasar paulatinamente del actual 75/25 a un 65/35), no es lo que nosotros queremos. Nosotros queremos igualarnos con los profesores de la OCDE, donde trabajan un 50% de horas en aula y el otro 50% en horas no lectivas, que son el complemento para hacer buenas clases”, indicó.

Finalmente afirmó que las instancias de participación del Mineduc “eran truchas porque nunca hubo real discusión sobre los puntos” y agregó que en la última asamblea nacional, Gajardo reconoció la falta total de acuerdos con la autoridad. “Si no tenemos ningún acuerdo, ¿a qué vamos a ir al parlamento? ¿A tratar de mejorar algunos aspectos en conjunto con el mismo Ejecutivo? Ellos tienen que retirar el proyecto y reanudar las conversaciones con nosotros, ojalá en aras de construir un nuevo proyecto”, concluyó Vásquez.