En entrevista con Radio Cooperativa, el ex director general de Carabineros, Fernando Cordero, cuestionó a la familia de Rodrigo Avilés luego de que esta solicitara la renuncia del general en jefe del control de orden público, Ricado Cartagena, por su eventual responsabilidad en la brutal agresión sufrida por el estudiante de 28 años.

El otrora máximo jefe de la institución policial aseguró que los padres de Avilés están actuando en base a la desesperación y el miedo: “Yo creo que la familia está actuando por los efectos de la desesperación y los efectos que produce el miedo que le vaya a suceder algo a su hijo. Naturalmente que yo no estoy de acuerdo en la forma en que la familia ha actuado porque perfectamente bien se pudo haber actuado en otra forma”.avilés

En contraposición con lo que han señalado familiares de Rodrigo y distintas organizaciones sociales, que exigen se asuman las responsabilidades del caso en todas sus dimensiones, políticas y propias de la cadena de mando, Cordero hizo un llamado a la “seriedad”: “¿Cómo va a solicitar una sanción para un general, porque un chorro de agua mojó a una persona que se cayó y se lesionó? No, no, perdón, seamos un poco más serios”.

Con una línea similar a la primera versión de Carabineros -desechada por la evidencia de un video aéreo – y las reacciones inmediatas de Interior, Cordero manifestó que “es solamente un hecho fortuito, a mi juicio, un accidente muy lamentable y que se mejore luego el señor Avilés“.

El ex oficial señaló que cree que al labor policial está desprotegida, a pesar de respaldo entregado ayer por el vicepresidente, Jorge Burgos, que le quitó piso al Subsecretario del Interior luego de que este presentara un ultimátum a la institución para determinar responsables.

Una vez conocidas las palabras del ministro del Interio, el padre de Rodrigo, Félix Avilés, manifestó su preocupación por la postura que adoptó la cartera. En entrevista con CNN, declaró: “lo que me preocupa son las declaraciones del Vicepresidente Burgos. Creo que no debía haber dicho lo que dijo, porque todo el mundo sabe que aquí no ha habido un cuestionamiento a la institución, sino que un cuestionamiento a los protocolos y a los reglamentos que se aplican a esta institución del Estado chileno”.

“Leo las palabras del Vicepresidente Burgos como una actitud de una prudencia temeraria, me preocupan mucho los mensajes que se están dando. Lo que ha hecho es frenar una conversación necesaria, cuál es la función, la naturaleza incluso constitucional de los carabineros y Fuerzas Especiales”, agregó.