El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó el 1 de junio una querella criminal contra los funcionarios de Carabineros que resulten responsables de apremios ilegítimos y tortura en desmedro de tres adolescentes mapuche de la comuna de Ercilla. El recurso fue acogido el día de ayer.

La institución presentó anteriormente un recurso a la Corte de Apelaciones , que fue acogido y derivado a tribunales civiles en favor de los menores C.E.A.D de 14 años de edad; H.R.M.C de 16 años; y D.A.M.C de 17 años, todos pertenecientes a la comunidad de Coñomil Epuleo. La acción fue dirigida contra los Carabineros de la IX Zona Araucanía, representados por el General Nabih Soza Cárdenas.

16_1_2012_15_18_43

 

Los abusos del personal policial se habrían cometido en el marco de movilizaciones de reivindicación territorial de la comunidad mapuche, y serían imputados todos los participantes ya sea en calidad de autores, cómplices o encubridores por el delito de tortura.

Según el abogado del INDH, Marcos Rabanal, el Tribunal de Garantía de Collipulli, que acogió la tramitación,”ordenó remitir la querella al Ministerio Público. Lo importante de esta resolución es que se ratifica la tendencia sostenida en el último año por la Corte Suprema e incluso el Tribunal Constitucional, en el sentido que cuando se trate de la investigación de delitos en que se vea involucrado a civiles y militares, la competencia queda radicada en la justicia ordinaria y no la justicia militar”.

Los hechos ocurrieron el pasado 26 de octubre del 2014, cuando los adolescentes involucrados y otros miembros de su comunidad participaban de un de un proceso reivindicatorio al interior del predio de Hernán Bayer, en la comunidad de Ercilla. Carabineros procedió entonces a desalojar el terreno mientras los ocupantes emprendieron la huida para no ser detenidos. Cerca de 1.600 metros lejos de predio, Carabineros apresó a los tres adolescentes y un adulto que los acompañaba.

“Del relato de los hechos, podemos concluir que las víctimas sufrieron diversos apremios tanto físicos como psíquicos, golpes y agresión verbal, los que se agravan en consideración a que ellos fueron infringidos o proferidos teniendo en consideración su pertenencia a la identidad mapuche; y las amenazas proferidas por quienes se encuentran facultado por ley para portar y usar armas, representa un escenario fáctico posible de un mal mayor cuando en el contexto de la detención son víctimas de tortura, violencia injustificada en contra de un detenido reducido, esposado, vulnerable.   Queda en evidencia que las agresiones sufridas fueron actos plenamente voluntarios y conscientes, realizados por funcionarios públicos, carabineros, tanto en el conjunto de actos que pretendían persuadir a los adolescentes, a través del temor, que abandonaran el sitio de resguardo en el que se encontraban, amenazas y acción de prender fuego a los matorrales en los que se encontraban, como, aquéllos actos de violencia física – causante de lesiones –  y, sicológica perpetrados al momento y con posterioridad a la detención de que fueron objeto”, indicó el abogado.

Desde 2010, cuando se crea el INDH, se han presentado más de 20 querellas criminales por apremios ilegítimos en contra de la policía. La tortura es un crimen internacional que viola los derechos humanos. Quienes resulten responsables podrían pagar una pena de presidio o reclusión menores en sus grados medio a máximo, es decir desde 541 días a 5 años.