leonardo paduraEl escritor cubano Leonardo Padura avanza a convertirse en un autor imprescindible de la literatura latinoamericana. Así lo confirma su obtención del Premio Princesa de Asturias, uno de los más prestigiosos de la literatura en español, que se suma en su palmarés al premio Hammett, que obtuvo tres veces (1997, 1998 y 2005), y al Premio Nacional de Literatura de Cuba.

“Me siento muy contento, muy conmovido”, señaló Padura a El País de España. “Soy un escritor cubano, pertenezco a una generación que ha vivido y sufrido muchas cosas, buenas y malas, y tengo un gran sentido de pertenencia hacia mi ambiente y mi gente en Cuba, así que este premio lo considero un reconocimiento a todo ello”.

El premiado novelista ha edificado su prestigio literario a partir de la serie de novelas policiales protagonizadas por el detective Mario Conde, que componen títulos como “Pasado perfecto” (1991), “Vientos de cuaresma” (1994), “Máscaras” (1997) y “Paisaje de otoño” (1998). La serie de novelas de Conde se caracteriza no sólo por lo policial, sino también por ilustrar los conflictos de la sociedad cubana con el régimen de la isla y con las consecuencias sociales y culturales del bloqueo de EEUU.

Padura también ha sido autor de destacadas obras como “La historia de mi vida”, novela cuasi autobiográfica, “Herejes” y “El hombre que amaba a los perros”, que retrata asesinato de León Trotsky a manos del agente estalinista Ramón Mercader, protegido por la URSS y luego por Cuba.

Darío Villanueva, director de la Real Academia Española y presidente del jurado del premio, señaló a los medios que el galardón se le concedió a Padura en reconocimiento a una obra que constituye “una soberbia aventura del diálogo y la libertad” y a un autor “arraigado en su tradición y decididamente contemporáneo; un indagador de lo culto y lo popular; un intelectual independiente, de firme temperamento ético”.