marianaMariana Sandoval no es sólo la madre de Charles Aránguiz. En Puente Alto, el nombre de la entrenadora y dirigente del Club Deportivo Nueva Esperanza no es desconocido y habla de un largo recorrido por el camino del fútbol amateur.

Inmersa en un país que aún caricaturiza a las mujeres y su pasión por el balompié, la madre del “Príncipe” ha vencido los obstáculos de género más tradicionales de la disciplina. Con porfía y voluntad, Mariana ha construido su formación y dejado una huella femenina imborrable en el desarrollo del fútbol de barrio.

En entrevista con ElDesconcierto.cl, la madre del mediocampista en Internacional de Porto Alegre describe su entrañable relación con el deporte y la forma en que llegó a ser respetada como igual por sus pares. Además, Sandoval analizó el futuro de La Roja y los guiños del plantel a las demandas de los profesores movilizados.

Cuéntenos cómo se generó su acercamiento al fútbol, ¿qué fue lo que gatilló esa pasión?

Yo heredé esta vocación de mi señor padre que ahora está en el cielo. Él fue jugador, fue seleccionado en Las Condes y después fue dirigente en tercera división y luego dirigente de barrio, de liga, de asociación. Y nosotros, los ocho hermanos que somos, nacimos en las canchas, así que de ahí viene una futbolización completa en el barrio de mi familia. Somos muy numerosos y cuando ya crecimos y fuimos papás y mamás, los hermanos decidimos tomar un curso de iniciador de fútbol en ANFA (Asociación Nacional de Fútbol Amauter) regional. Ahí se nos otorgó un cartón donde se especifica que somos iniciadores de fútbol amateur.

charles-aranguiz-imagen-principal-3-415x360Partimos trabajando en nuestro club Nueva Esperanza y comenzamos a trabajar con los niños de la población y hemos ido creciendo y sumando. Ya tenemos alrededor de 70 niños que compiten los fines de semana, tanto en la liga de cachorro como en la asociación de fútbol y tengo un grupo de papás espectacular, con el que hacemos un buen equipo de trabajo.

¿Cómo es la experiencia de desarrollarse en el fútbol de barrio en Chile? No parece una tarea sencilla.

En el medio social, como el de ustedes, la experiencia de una mujer en el fútbol se respeta. En el barrio igual hay bastante cariño, aunque me ha tocado pasar por muy malos momentos, de gente con desconocimiento, que no han respetado mis trabajo ni el sentimiento que uno le pone.

Por ser mujer, en el fondo…

Claro y cuando ganas partidos o finales te empiezan a insultar y caen en otra cosa, pero en el fondo, me considero una mujer con cuero de chancho, capaz de aguantar lo que venga. Yo me pongo metas para trabajar con mi familia y le echo pa’ delante no más.

mariana sandoval

Y, después de esas experiencias negativas, ¿cómo describiría su relación con el fútbol hoy?

Hoy es lindo, se dio la bendición de tener a un hijo vistiendo los colores de Chile, además yo estoy inserta en el fútbol de barrio, voy a ver jugar a mis hermanos a la Liga Senior, a mi hijo mayor, Gilberto. Estoy contenta, estoy viviendo mis mejores momentos con el fútbol. Estoy enamorada del fútbol.

Usted se ha definido como hincha del Club Deportivo Nueva Esperanza…

Soy dirigenta, mi amor. Soy dirigenta ahí por 30 años.

Sí, claro, pero a la vez se ha destacado como hincha del club y de ningún otro.

No, yo soy hincha de mi Nueva Esperanza de Puente Alto, sí y no hay más.

¿Cómo se aproximan las mujeres al fútbol? Persiste un prejuicio que muchas veces nos describe como ignorantes al respecto.

Lo primero es conocer la disciplina del fútbol, porque cada deporte tiene sus cualidades y sus características y definiciones. Cuando uno habla de un deporte debe ser conocedora, por lo menos, de sus bases. Entonces, cuando uno no tiene conocimiento y se pone a hablar, obvio que no lo va a entender y no va a transmitir la pasión que significa ese deporte. Es importante que las mujeres se acerquen porque hoy en día el poder femenino se ha tomado los campos de juego.

mariana¿Cómo ha sido su experiencia como entrenadora? Además de lo deportivo, hay valores que son transmitidos en el fútbol amateur. 

Mi trabajo en las canchas el día domingo es llegar a saludar a los niños, ordenar los equipos, preguntarles cómo les ha ido en la semana en el colegio, a los que se están portando mal en la escuela les digo que tienen que portarse bien, que tienen que tener respeto por sus padres, ser obedientes, no estar fumando cuestiones. Es tan poquito el ratito que estoy con ellos que lo aprovecho, les aplaudo sus jugadas, les digo que se diviertan, que si ganamos, ganamos, que si perdimos, el rival no nos mire por cosa fácil, que les cueste hasta el final. Los encanto y los incentivo.

¿Cómo es la experiencia de una mujer liderando un grupo de jugadores de fútbol? Algunos miran con desconfianza el desarrollo de una mujer en ese rol.

De primera fue muy difícil, 20 años atrás, fue muy complicado mi pasar en el fútbol de barrio. Pero con el tiempo yo me gané el respeto de todos, de todos. Desde entonces, hasta ahora, con la bendición de Charles, mi hijo, la gente me tiene mucho respeto.

Se ha ganado un lugar ahí.

Entre mis pares masculinos, sí. Y trabajo codo a codo con ellos en la Asociación de Fútbol en Puente Alto, estoy insertada en las selecciones, con los viejos senior y todo. Bien, bien.

¿Fue determinante en la formación futbolística de Aránguiz?

Cuando Charles empezó en su carrera no fui yo quien estuvo al lado de él, a los entrenamientos lo llevaba su papá, su hermano mayor Gilberto y su hermana menor Mariana. Ellos eran los acompañantes. Yo era la mamá que asistía a la reunión a los colegios, fiscalizaba mochila, controlaba los horarios, todo eso. Yo era la gerenta de esta familia, los demás eran los supervisores acompañantes (risas).

mariana

¿Y le ha entregado consejos futbolísticos o percepciones de ese estilo a su hijo?

No, mi amor. Yo con mi hijo no hablamos mucho de fútbol, no me gusta tocarle mucho el tema a menos que él quiera comentar alguna situación futbolística en la casa. Como es su trabajo las 24 horas, yo trato como mamá sacarlo de ese tema. Yo sigo siendo la mamá y él el hijo. Hablamos todos los temas de familia, de los perritos, de mis nietos, esas cosas. Él me pregunta cómo estoy en mi trabajo, cómo me ha ido, qué estoy haciendo, cómo está la sede del club, cuánto ganaron mis niños, esas cosas.

mariana¿Cuál es su opinión del plantel de la selección chilena? ¿Estamos preparados para el torneo?

Yo diría que estamos con un grupo humano muy poderoso, creo que nos ha faltado esa pizca de suerte que tienen otros países que juegan menos que nosotros, y yo creo que hay un gran talento, la mayoría juega fuera de Chile y los muchachos se merecen tener la oportunidad de llegar a la final y darle una gran alegría a nuestro país.

¿Qué opina de que el sueño de muchos niños sea convertirse en estrellas del fútbol mundial?. Lo vivió con Charles, a él le resultó, pero son muchos los niños que no lo consiguen. Es un poco duro eso en este país, no?

Es durísimo, porque es un tiempo, son 4 ó 5 años de esfuerzo, lucha, de gastos económicos, gastos de energía, emocional… para los niños es muy difícil lidiar con el colegio y los horarios de entrenamiento, es agotador. Tiene que gustar y tiene que haber una familia que se dedique con todo. Las personas se agotan. Es importante dejar que primero partan con el encanto de jugar los niños, después viene la etapa en que hay que ponerse dura con ellos, cuando ya se ve que están encaminados en esa carrera. Lo primero es no olvidar que todo esto parte de un encanto. Hoy día algunas mamás, no todas, pero algunas cometen el error de que el niño a las 7, 8 ó 10 está jugando y ya quieren que sean profesionales y ganen plata. Le imponen ser futbolistas. No lo dejan encantarse con la carrera.

“Muchos confunden el vandalismo con el fútbol, pero la verdad es que en el barrio están los verdaderos gambetas, los verdaderos talentos”.

¿Qué opina del fútbol de barrio? ¿Qué representa para usted?

Es un encanto, una pasión. En el fútbol de barrio, los cabros van, tienen que pagar por jugar, para mantener las asociaciones se juega pero a muerte por la camiseta. Muchos confunden el vandalismo con el fútbol, pero la verdad es que en el barrio están los verdaderos gambetas, los verdaderos talentos.

En otro plano, los jugadores del plantel y el cuerpo técnico se tomaron unas fotografías en apoyo a los profesores movilizados ayer. ¿Qué le pareció ese apoyo?

Creo que los profes buscaron un apoyo en la selección y si nuestros niños, nuestros hijos los quieren apoyar, bienvenidos sean. Ellos toman la decisión.

¿Cree que son legítimas esas luchas? En este contexto, algunos aseguran que la efervescencia deportiva nubla de las prioridades a los problemas sociales.

“En Chile estamos viviendo tantas desigualdades, tantas, y está tan equivocado el mundo político, quienes gobiernan nuestro país y están en distintos poderes. La gente está desesperada y no encuentran en qué instituciones apoyarse para hacer todo esto público”.

Los cabros también pasaron por el colegio, entonces saben que hay que apoyar a los profesores. En Chile estamos viviendo tantas desigualdades, tantas, y está tan equivocado el mundo político, quienes gobiernan nuestro país y están en distintos poderes. La gente está desesperada y no encuentran en qué instituciones apoyarse para hacer todo esto público. Los profesores, más que a interrumpir el trabajo de la selección, fueron a pedir apoyo.

La salud y la educación en Chile hoy en día son un desastre. El tema del Transantiago también. A nosotros nos tiene destrozados mentalmente todo ese tema. Todo eso afecta al país. Mal que mal, la selección nos brinda un minuto de alegría y los profesores buscan un apoyo más que interrumpir su trabajo. Si los muchachos y dirigentes lo autorizaron, mejor todavía. De acuerdo estoy.

¿Y cuáles son sus expectativas con esta copa? En la hinchada siempre abundan los pesimistas, pero algunos mantenemos la esperanza. ¿Vamos a ganar la copa o no?

Más que esperanza, esta la confirmación de un sentimiento. Tú estás hablando con la mamá de un futbolista y yo te digo con certeza que vamos a ganar. Que va a ser difícil, difícil va a ser. Para nosotros siempre ha sido difícil la competencia del fútbol, no sé por qué, haciendo las cosas tan bien nos va más o menos de repente. Pero yo tengo esa convicción, esto se trata de tener convicción y creer que realmente vamos a ganar, no chaquetear.