hernan_larrain_directivaSeguridad especial pedirá la UDI para sus dirigentes formalizados por el caso Penta, según sus portavoces, para evitar insultos, gritos e incluso, golpes. A la directiva del gremialismo le preocupa lo que sucederá el 22 de junio, cuando asistan a escuchar sus cargos los legisladores Iván Moreira y Felipe De Mussy, el ex senador Jovino Novoa y el ex alcalde Pablo Zalaquett.

Este lunes, durante el almuerzo de la directiva encabezada por el senador Hernán Larraín, se definirá si dirigirán la petición al ministerio del Interior, a Carabineros o al Ministerio Público.

Según el secretario general de la UDI, Guillermo Ramírez, “queremos evitar situaciones que se han dado recientemente en que a los formalizados se les tiran objetos y se les agrede físicamente. Buscamos resguardar la integridad física de nuestros militantes”.

En la cita también se abordará la idea de algunos diputados y senadores de acompañar a los dirigentes durante las formalizaciones. Al respecto, la directiva señaló que dará “total libertad” a quienes quieran asistir ese día, como ya anunciaron algunos diputados.