dylann roof charlestonDylann Roof, el sospechoso de asesinar este miércoles a nueve ciudadanos de una comunidad negra en una iglesia de Charleston, en el estado norteamericano de Carolina del Sur, confesó haber sido el autor de la masacre.

Roof, un joven blanco de 21 años, confesó ante los interrogadores que “quería iniciar una guerra racial”, según reportó CNN citando a las autoridades estadounidenses. Uno de los funcionarios indicó que el asesino compró en abril el arma calibre 45 que utilizó en el tiroteo del miércoles por la noche.

En tanto, la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, manifestó hoy en una entrevista que de ser encontrado culpable, Roof debería ser condenado a muerte. “Este es un estado perjudicado por el hecho de que nueve personas inocentes fueron asesinadas. Absolutamente, queremos para él (Roof) la pena de muerte”.

Su perfil

Dylann Roof nació en abril de 1994. Sus compañeros del colegio lo recuerdan como un emo, de pelo rubio largo e introvertido. Cuentan que pasaba todo el tiempo en su casa y que a los 19 años todavía no tenía permiso de conducir ni trabajo.

A los 21 años su padre le regaló dinero para comprar lo que quisiera. El joven compró una pistola Glock calibre 45.

Joey Meek, un antiguo amigo de Roof, relató a las autoridades que retomó el contacto con el asesino hace algunas semanas. “Se había convertido en un racista declarado”. Un día, mientras bebían alcohol, Roof se quejó de que “negros estaban tomando el mundo” y sostuvo que “alguien tenía que hacer algo al respecto para la raza blanca”.

Dalton Tyler, otro amigo contó a ABC News que Roof quería desatar una guerra civil, que iba a hacer “algo al respecto” y luego “se suicidaría”. Meek, en tanto, reconoció la imagen de su amigo en una cámara de vigilancia y avisó al FBI. Vestía la misma tenida que unas horas antes usó en su casa mientars jugaban Xbox.

“No pensé que era él.  Sabía que era él”, señaló Meek a la Associated Press tras ser interrogado. Aún no se sabe si Roof tenía alguna relación con las 16 organizaciones supremacistas blancas que operan en Carolina del Sur.

Las víctimas

Las nueve personas que Roof asesinó participaban en una sesión de estudio de la Biblia en la Iglesia Metodista Africana Emanuel de Charleston. La policía detuvo a Roof en Shelby, también en Carolina del Norte, luego de que una conductora lo identificara en un semáforo.

Entre las víctimas del racista estaban un senador estatal que también era ministro del templo, tres pastores, una administradora regional de bibliotecas, un entrenador de secundaria y terapeuta del habla, un orientador de inscripciones universitarias y un reciente graduado universitario.

El presidente Barack Obama condenó la matanza y la calificó como otro ejemplo del daño que han inflingido las armas a los Estados Unidos.