internetEl proyecto que, fue aprobado en votación unánime en el Cámara del Senado, establece las nuevas reglas que los proveedores deberán cumplir, en específico en la garantía de mínimos que fueron acordados dentro del contrato.

La iniciativa busca fijar una velocidad mínima en el acceso a internet de banda ancha en Chile, respondiendo a las constantes quejas de los clientes de empresas de telecomunicaciones, quienes señalan que su ancho de banda suele ser más bajo que lo acordado. Ante este escenario, el proyecto exige a todos los proovedores de internet  “garantizar un mínimo de la velocidad de acceso ofrecido en los distintos planes comerciales”.

Los contratos tendrán que especficar la velocidad de acceso para tráfico nacional e internacional y todos los ISP (proveedores del servicio) deberán cumplir con los estándares básicos que encierra el concepto de banda ancha. Además, éstos deberán ser validados y autorizados por parte de la Subsecretaría de Telecomunicaciones de Chile.

Según consigna Fayerwayer, el diputado Felipe Harboe precisó que la calidad de banda ancha en el país es deficiente y que existe “un grupo de aplicaciones que no se comercializa en Chile debido a esa mala calidad”. En tanto, el senador Alejandro Navarro recordó que aún queda mucho por hacer en materia de telecomunicaciones.

“Chile ocupa el lugar 34 en uso de las tecnologías de la Información y según un estudio de la OCDE de 2013 se encuentra rezagado en materia de infraestructura de telecomunicaciones”, precisó. En los próximos días, los diputados tendrán que analizar el proyecto y decidir si lo apoyan.