matrimonio gayEl mundo comprometido con la demanda del matrimonio homosexual aplaude la victoria obtenida durante este viernes en Estados Unidos. El Tribunal Supremo decidió declarar inconstitucionales a las leyes que prohíben su práctica en algunos estados del país. 

Hoy, la sentencia es comparada por su alcance con las reformas que rechazaron la segregación racial en escuelas o aquellas discusiones que consagraron el derecho al aborto. La iniciativa establece que los estados están obligados a otorgar licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo, bajo la enmienda 14 de la Constitución, que garantiza la igualdad de los ciudadanos y ciudadanas ante la ley. 

“Su deseo no es que les perdonen ni les dejen vivir excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización. Exigen la igualdad de derechos ante la ley. Y la Constitución les concede ese derecho“, recalcó el juez Anthony Kennedy sobre el argumento de los demandantes.

Hace diez años, el matrimonio homosexual era legal en un solo estado del país norteamericano y hasta hoy, se había permitido en otros 36 estados. Durante este viernes, los jueces se pronunciaron sobre cuatro casos planteados por 12 parejas que llegaron hasta la Corte para solicitar justicia. Todos ellos apelaron a que los estados no pueden prohibir el matrimonio entre dos personas del mismo sexo y argumentaron que el vínculo debe reconocerse más allá de sus fronteras. La sentencia final fue apoyada por una mayoría de cinco jueces a cuatro.