La Corte de Apelaciones de Santiago ratificó la resolución dictada por el Consejo de Transparencia que obliga al Ejército de Chile a entregar un listado con los nombres de quienes fueron parte de la Central Nacional de Informaciones (CNI).

De forma unánime, los ministros integrantes de la novena sala del tribunal de alzada Pilar Aguayo, Jorge Norambuena y el abogado Oscar Torres rechazaron la acusación de ilegalidad presentada por el Ejército, obligando a la institución a entregar la nómina de todos los agentes del organismo represivo que aún se mantienen en ejercicio.

ejército

Los magistrados desestimaron los argumentos de la institución castrense, que asegura no tener registro de la información requerida. Además, afirma que un trámite de esas características distraería al personal, pondría en juego la honra de algunos funcionarios y se trataría información reservada por inteligencia militar.

“Que en relación al primer argumento invocado en el recurso de reclamación presentado por el Ejército, esto es, que no tiene registro o archivo con los nombres de los funcionarios del Ejército de Chile, correspondiente al personal activo de la institución, que integraron la Central Nacional de Informaciones (CNI), cabe precisar, que si en su oportunidad la institución pudo cumplir con la entrega de la nómina de funcionarios de la CNI que habrían participado en el proceso denominado operación Albania que conoció el Ministro en Visita Sr. Hugo Dolmestch Urra en el año 1998, ello significa que sí se encuentra en condiciones de entregar la información referida, ya que no se divisa que los dispositivos administrativos y de personal que debió utilizar en aquella oportunidad, no pueda aplicarlos ahora a los fines de dar debido cumplimiento a la decisión de Amparo Rol C737-14, máxime si se considera que actualmente se encuentran disponibles aplicaciones tecnológicas y computacionales que permiten cumplir con aquello en mejores condiciones materiales y administrativas que en el pasado” consigna el fallo, según La Tercera.

La CNI fue un organismo represivo de inteligencia cívico-militar que operó durante la dictadura de Augusto Pinochet. Fue creada en 1977 luego de la disolución de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) y se dedicó al hostigamiento, asesinato, tortura y desaparición de opositores políticos al régimen.