Al mediodía de hoy, la defensa de Rodrigo Avilés presentará una querella por injurias y calumnias contra el diputado UDI Gustavo Hasbún, quien vinculó la agresión sufrida por el joven estudiante a hechos de violencia ocurridos después de la marcha del pasado 21 de mayo.

“A mí me gustaría preguntar qué estaba haciendo esta persona cuando habían comenzado los saqueos y ese es el tema en cuestión, porque aquí uno es capaz de venir a criticar a las policías, pero resulta que el carro lanzaguas comenzó a operar una vez que partieron los hechos de violencia”, sostuvo en ese entonces el parlamentario gremialista, a días del brutal golpe propiciado al alumno de Letras UC de 28 años luego de ser alcanzado por el chorro del “guanaco”.

gustavo hasbún

“Tampoco aquí existen blancas palomas y tampoco uno puede victimizar a aquellos que utilizan la violencia como mecanismo legítimo para poder protestar y ese es el fondo”, agregó en esa oportunidad.

La acción será interpuesta ante el Octavo Juzgado de Garantía.

DEFENSA A CARABINEROS

Las imágenes que evidencian el actuar negligente de Carabineros no le bastaron al diputado para cambiar su opinión.  En distintas ocasiones, ha manifestado que existe una progresiva “criminalización contra Carabineros” que está “generando un daño tremendo y una inquieta interna gigante que puede traer que tanto Fuerzas Especiales como aquellos carabineros que está para controlar desmanes o desórdenes en algún tipo de manifestación se inhiban de actuar”.

“Lo que me parece grave e impresentable es victimizar a una persona que estaba y participó después de la marcha de la violencia que se estaba suscitando en ese minuto, y además fue testigo de los saqueos que se producían en locales comerciales”, agregó entonces.

El video publicado por TVN a finales de mayo, aclaró lo ocurrido durante la jornada de movilización nacional que se realizó mientras la Presidenta Michelle Bachelet daba su cuenta pública. Rodrigo Avilés no estaba participando de ningún hecho de violencia y fue  agredido directamente por el chorro del “guanaco” a menos de cinco metros de distancia, medida antiprotocolar ya que además el estudiante se encontraba en la vereda de Av. Pedro Montt, Valparaíso.

Sin embargo, el legislador ha mantenido su posición: “la gente que se queda después de las marchas, cuando suceden hechos violentos, no son personas que vayan a hacer vida social y tampoco es gente pacífica”.