harold-correa-ppdSólo un año y quince días alcanzó a ostentar el cargo de jefe de gabinete del ministro de Educación el abogado Harold Correa, íntimo amigo del renunciado ministro del Interior Rodrigo Peñailillo y adláter suyo en la conducción de la llamada G90.

Con la llegada de Adriana Delpiano como máxima autoridad del ministerio, Correa fue reemplazado en el cargo por María Inés de Ferrari, quien ya ejerció la responsabilidad durante los primeros meses de Eyzaguirre en el Mineduc, pero había sido removida precisamente tras el arribo de Correa.

La salida del referente del G90 desde el Mineduc era inminente desde la renuncia de Peñailillo a Interior y la revelación de los trabajos prestados por una veintena de personas de su círculo a la empresa de Giorgio Martelli montada para financiar la precampaña de la Presidenta Bachelet.

De hecho, según consigna La Tercera, Correa emitió una licencia médica justo después de la dimisión de Peñailillo, razón por la cual, en la práctica, ya estaba desvinculado del Mineduc.

Sin embargo, la participación de Correa en Educación fue controvertida desde un comienzo. Su llegada obedeció al interés de Peñailillo de incidir en la cartera y su permanencia no estuvo exenta de polémica, ya que a ojos de diversos involucrados en el ministerio su prioridad nunca estuvo puesta en la agenda propiamente educacional.

En el marco de la investigación del caso SQM, en tanto, el equipo liderado por el Fiscal Nacional Sabas Chahuán decidió citar a declarar a Correa.

De acuerdo a los antecedentes proporcionados a la Fiscalía por la empresa de Martelli, AyN, Correa recibió seis pagos por un total de $15.555.556 durante el año 2012. En 2013, además, la misma sociedad prestó $10 millones a la firma Harold’s and Johns Business & Law Limitada, propiedad de Correa y de Alex Matute Johns, hermano del fallecido Jorge Matute.