caleta-sudamericana

La crisis de la pesca en el sector artesanal sigue creciendo. Hace un año, se pagaban hasta 160 pesos el kilo de jibia, pero hoy el kilo del principal recurso al que apelan los miles de pescadores artesanales en la zona central para asegurar su subsistencia vale sólo 90 pesos.

Esta situación ha golpeado fuertemente a los artesanales de la Región de Valparaíso, donde al menos el 60% de las embarcaciones se encuentran paralizadas, la situación ha generado una suerte de “efecto rebote” hacia el resto de las zonas pesqueras del país, develando las distintas realidades que el sector enfrenta a lo largo de la costa nacional.

¿QUÉ PASA CON LOS PESCADORES ARTESANALES DEL RESTO DEL PAÍS?

Según explica Honorino Angulo, reconocido dirigente pesquero de la Región de Aysén, en la zona austral el conflicto con la jibia es totalmente opuesto al que viven sus colegas de la zona central, ya que al no explotar el recurso por no contar con cuotas de extracción asignadas, el tipo femenino del calamar gigante se ha transformado en el principal competidor natural de su producto estrella, la merluza austral.

“La jibia pasó a ser el depredador número 1 de la merluza austral, y no lo podemos capturar porque no tenemos el registro y no nos podemos inscribir. En este momento es una flagelo para nosotros, más que el lobo marino incluso, que otro competidor natural que tenemos”, detalla Honorino Angulo a El Desconcierto.cl

El reconocido dirigente, que alcanzó notoriedad a nivel nacional en el conflicto regional de 2012, explicó que dicha situación comenzó a hacerse notoria desde el 2010, cuando la jibia llegó hasta las costas australes empujada por la fuerte depredación del recurso en la zona centro y sur.

Por ello, Honorino afirmó que desde entonces “nos encontramos con un doble problema. La jibia nos está comiendo nuestro producto estrella y la ley no nos permite ni capturarla ni comercializarla”, y agregó que “la Ley de Pesca no debió ser general, sino por región, que se desarrolle al nivel del sector artesanal y sus necesidades”.

El dirigente aseguró que el conflicto con la jibia en Aysén “tiene que solucionarse hoy, no mañana ni pasado”.

PESCADORES ARTESANALES DEL NORTE

Opuestas a ambas realidades es lo que viven los artesanales de la zona norte, donde el recurso no se explota ni es considerado un competidor natural.

Según explicó a El Desconcierto Juan Cáceres, vicepresidente de la Confederación de Pescadores Artesanales de Chile (Confepach), en toda la zona norte la jibia no estaría presente. “Nosotros no la trabajamos, así que no sabría decir si la demanda de los compañeros de Valparaíso es la más adecuada”.

Cáceres explicó que en la instancia gremial están apoyando a los colegas de Valparaíso de manera activa, pero que dejan en manos de sus dirigentes las negociaciones para salir de la crisis actual.

LA PESCA EN EL SUR

cesar jorqueraPor su parte, César Jorquera, Secretario de Medio Ambiente de la Confepach, y dirigente pesquero de Talcahuano, explicó que en el Bío Bío la extracción de jibia es bastante menor a la de Valparaíso, y no ha afectado de la misma forma al sector artesanal de la zona sur.

Para el dirigente, la propuesta de sus colegas porteños para excluir la pesca de arrastre en la actividad no soluciona por completo la crisis empujada por la baja de precio de la jibia.

“La solución va más allá. Como yo sé que a los señores industriales nadie los puede tocar porque ya les asignaron ese 20%, y legalmente nunca se los van a poder sacar (…) lo que tienen que hacer es que los industriales destinen la jibia sólo para molerla”, afirmó Jorquera.

El dirigente afirmó que “la captura con red de arrastre efectivamente tiene menor calidad que el de línea de mano”, por lo que el producto industrial destinado a consumo humano sería de menor calidad comparativamente al capturado por el artesanal.

Por ello, Jorquera llamó a sus colegas de Valparaíso a no “entramparse” únicamente en las artes de pescas involucradas, sino también en el destino del recurso.

“La idea de destinar la cuota industrial exclusivamente para la producción harina hará que los artesanales también aporten a eso. Ese mercado es totalmente distinto al del consumo humano”, indicó.

UN PRIMER AVANCE

La batalla de un grupo de pescadores artesanales por prohibir la captura de jibia por medio de la pesca de arrastre logró concitar el apoyo del parlamento, tras la aprobación de un proyecto de resolución que solicita al Ejecutivo la regulación de la extracción de jibia mediante línea de mano como único arte de pesca.

La tarde de este martes, en sesión especial de la Cámara de Diputados, se analizó la crisis que vive el sector artesanal ante la brusca baja en el precio del kilo de jibia, que en un año pasó de cotizarse en 160 pesos a 90 pesos.

El acuerdo solicitó además que la Subsecretaría de Pesca constituya a la brevedad el Comité de Manejo de la Jibia, el que, de acuerdo a la versión del subsecretario Raúl Súnico, ya se había constituido.