laura albornozDuras críticas internas se ganó la directiva de la DC luego de que el consejo nacional del partido resolviera presionar al Ejecutivo para postergar la votación del proyecto que despenaliza el aborto terapéutico por tres causales. La gestión resultó exitosa, logrando que el ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, solicitara a la comisión de Salud de la Cámara de Diputados la postergación de la votación de la iniciativa.

Los primeros en levantar la voz fueron los diputados DC que integran la comisión de Salud, Víctor Torres y Gabriel Silber. Este último afirmó que “desgraciadamente -y lo digo a título personal- siento que el Consejo fue capturado por sectores de carácter conservador que no dicen relación con la base partidaria. Desde esa perspectiva se tomó un acuerdo que no compartimos, por argumentos que no son técnicos sino que más bien son de carácter político”.

140 mujeres militantes de la DC, en tanto, presentaron una declaración en apoyo al proyecto de ley y rechazo al texto emanado del consejo nacional partidario. “Lo que se solicita es que se discuta abiertamente que la mujer tiene siempre derecho a decidir sobre su vida y, en especial, frente a situaciones límites y excepcionales como lo es el feto inviable o su salud mental”, sostienen las firmantes.

Sobre el contenido del proyecto, la declaración asegura que las tres causales consideradas son casos excepcionales y complejos, por lo que el voto a favor no se opone a las resoluciones del último congreso ideológico del partido. “Algunos militantes sostienen lo contrario. En el respeto que nos merecen sus afirmaciones pensamos que, si así fuera el caso y el V Congreso nos limitara como partido, ya han pasado casi 8 años y es necesario revisar esa posición, a la luz de los avances en la salud pública y de los tratados internacionales que establecen estándares y acuerdos a los que Chile ha suscrito”, añaden.

En conversación con el El Desconcierto, la ex ministra del Sernam durante el primer gobierno de Bachelet, Laura Albornoz se sumó a las críticas a la directiva de su partido, cuestionando la legitimidad de la solicitud y su coherencia con los postulados de la DC.

La hoy integrante del directorio de Codelco, afirmó que “en el consejo nacional están expresadas más bien las máquinas y cuotas de poder internas. Refleja lo que pasa en las cúpulas, cúpulas marcadas por grupos oligárquicos y patriarcales, que han dominado en general la pauta de los temas políticos y los temas específicos de las mujeres también”. Según Albornoz, “uno puede ver no sólo su negativa a legislar sobre la despenalización del aborto por tres causales, sino también a favor de la ley de cuotas y con lentitud en todos los proyectos que tienen que ver con darle autonomía o poder a la mujer en el ámbito social, político y reproductivo”.

Consultada por la apelación del consejo nacional decé a la doctrina del partido para justificar su posición, la ex ministra directora del Sernam lamentó que la doctrina “para unos temas sea ancha, pero estrecha para éste”. Comenta que “la condena de todo tipo de aborto es una especie de fundamentalismo que no tiene correspondencia con la filosofía social-cristiana y social-comunitaria. Yo creo que ahí se equivocan, porque hacen una aplicación estricta de la doctrina para estos temas, pero luego es amplía cuando hablamos de lucro en la educación, protección de recursos naturales o la cuestión laboral”.

Albornoz aseguró además que “el conservadurismo de las instituciones se ve por la conformación de sus élites y el PDC tiene solo una diputada y una senadora” y criticó a la última, la senadora Carolina Goic. “La Carola estaba a cargo de este tema (al interior del partido); se planificaron foros regionales para que escuchara a las mujeres, las mujeres opinaron y qué pasó luego, pues Gutenberg Martínez le pide a Patricio Zapata que elabore un documento”.

“Yo hubiese esperado un rol más activo de las dos vicepresidentas del partido, pero la Yasna (Provoste) está preocupada de pelear con el intendente de la tercera región -que me parece bien, pero no fue ni al consejo- y la Carola (Goic) tuvo una posición, como siempre, acomodaticia”, sentenció.

Según Albornoz, sin embargo, no toda la responsabilidad recae en las diferencias internas de la DC. “Hay mucho abuso de la ignorancia de las personas y se hace uso de eso, como lo hace la derecha. Cuando se habla de este proyecto, mucha gente mete al mismo saco el tema de los niños con algún impedimento físico o problema mental, pero los casos de inviabilidad fetal son otra cosa”. Al respecto, apuntó a La Moneda: “hay un déficit del Ejecutivo, que se queda callado y no explica con suficiente fuerza de qué estamos hablando”.