ma nuñezEl presidente de la Cámara de Diputados, diputado Marco Antonio Núñez (PPD), le restó gravedad a la crisis de legitimidad que afecta a la política del país y respondió duramente a las críticas de parlamentarios como Giorgio Jackson y Alejandro Navarro.

“Las instituciones en Chile están sanas. La indignación ciudadana es un signo positivo, quiere decir que la corrupción no es parte de la normalidad, pero discrepo de la tesis de que esto es algo sistémico de pobredumbre de las instituciones. Para nada”, sostuvo Núñez en entrevista con el semanario The Clinic.

El legislador justificó el monto de la dieta parlamentaria y criticó a los diputados Jackson y Gabriel Boric por el intento de reducirla.

“Es populista y es un riesgo reducir la dieta a niveles donde personas competitivas en el mercado no tengan incentivos para estar en el sistema público y muchos nos tengamos que ir al sistema privado, porque las condiciones de trabajo en el Estado son de este nivel y si yo aspiro a un nivel de vida razonable”, indicó el parlamentario, agregando que “en el caso mío y de varios, con el mismo esfuerzo ganaríamos más”.

Núñez fustigó especialmente la postura del parlamentario de Revolución Democrática. “La actitud de Giorgio Jackson es inmediatamente mal informar a la ciudadanía”, denunció Núñez, y si bien aseguró valorar el trabajo de los diputados provenientes del movimiento estudiantil, declaró sobre Jackson que “no puede ser que un diputado, al que se le entrega un distrito sin competencia y hay presiones enormes para que se le entreguen cupos en educación, vote en contra de la idea de legislar la reforma laboral y además tenemos que negociar con jefes de división que son de Revolución Democrática. Esto es una herencia de la gestión de Peñailillo que me parece insostenible”.

Consultado por su opinión sobre la salida de Jorge Insunza del ministerio Secretaría General de la Presidencia, Núñez se reconoció dolido y sorprendido por las explicaciones del removido ministro: “Me llama la atención la autocrítica que hace en el momento Insunza, que dice: “No lo vi, no me pareció incompatible”. ¿En qué minuto no le pareció incompatible? Es un doble dolor, por lo inconveniente y por la oportunidad desechada”.

Finalmente, el diputado del PPD aseguró que el “Insunzagate” fue un golpe a toda una generación, que catalogó como la “G80”, en su intento fallido por protagonizar un recambio político generacional:

“Me dio una profunda pena y luego profunda rabia. Uno gobierna con su generación. El que Jorge Insunza y Marcelo Díaz fueran ministro Segpres y vocero de Gobierno me hacía me sentir como en casa. La generación de los 80, que está en deuda, por fin asumía la conducción política del país sin problemas. Luego de que la G90, que fue la toma violenta del poder, faltando relato, capacidad política, redes y experiencia, fracasara estrepitosamente de la mano de Peñailillo, bueno, uno dice ¡llegó el momento! de lo que expresa Carolina Tohá, Ricardo Lagos Weber, Jorge Insunza y voy más allá, en el PS Manuel Monsalve, Juan Luis Castro, Osvaldo Andrade, De Urresti y en la DC, Espejo, Undurraga y Orrego… y yo jamás me habría imaginado”, dijo Núñez.