brauliojorgeDurante el próximo 22 de octubre, Braulio Riquelme (27) y Jorge Cerda (29) se convertirán en la primera pareja en contraer Acuerdo de Unión Civil en Valparaíso. Luego de seis años juntos, la pareja decidió concretar el pacto que por primera vez en la historia de Chile reconoce la relación de parejas de un mismo sexo y crea un nuevo estado civil: conviviente. 

“Nosotros ya somos familia”, reconoce Braulio.  “Pero esta es la posibilidad de formalizar el aspecto de los bienes, salud y las cargas familiares. Además, de reafirmar todo lo que hemos creado en este tiempo. Estamos muy contentos”, añade.

Según Jorge, la decisión estaba tomada hace tiempo: “cuando ayer vimos en las noticias que desde ahora se podían sacar horas, nos miramos y dijimos: vamos. Nos levantamos temprano y les contamos a nuestros amigos”, señala. En su visión, luego de años de relación, las parejas que conviven necesitan “asegurar cosas que se van comprando con los años. Con el tiempo, cuando uno de los dos no está, la familia se apodera de las cosas y nadie le asegura a uno nada”.

AUCLas parejas que desean suscribir un pacto de unión civil deben ser mayores de edad, contar con una libre administración de sus bienes y consentir el acuerdo de manera voluntaria.

En tanto, quienes no se encuentren divorciados y pretendan concretar el acuerdo, no podrán hacerlo. El contrato podrá ser anulado en el Registro Civil en caso de que una pareja lo decida, mientras que, en el caso de deceso de uno de los contrayentes, el conviviente vivo podrá ser heredero y legitimario del otro. En materia de salud, en tanto, el pacto permitirá que cualquiera de los convivientes sea carga del otro, lo que termina con un modo de discriminación vigente hasta ahora.

Braulio y Jorge declaran estar felices de que Chile comience a “evolucionar” y aceptar como posible otros tipos de familia. Durante años, soportaron los chistes, las burlas y hasta el bullying laboral por su relación. Hoy, las cosas han cambiado en el país y para él, las transformaciones se expresan en ejemplos cotidianos. “Trabajo en una tienda donde somos puros hombres y mi pareja va y ya no hay burlas. Podemos conversar sobre él”, cuenta Braulio.

JORGE: “SI NOS VAMOS A CASAR ALGÚN DÍA, VA A SER ACÁ”

02a-ChileGayLuego de un largo tiempo de convivencia, los amigos comienzan a preguntarles cuándo se casarán. ¿Por qué no lo hacen el extranjero?, sugieren. Jorge, sin embargo, asegura que prefiere esperar hasta el día en que sea posible hacerlo en el país donde ambos nacieron.

Nosotros pensamos que si nos vamos a casar algún día, va a ser acá, por algo somos chilenos. Seguiremos esperando y ojalá ocurra pronto”, enfatiza. Ambos son optimistas y esperan que en unos años más, Chile siga el ejemplo de países como Argentina y Uruguay y posibilite el matrimonio homosexual. Para ellos, hoy son pocos quienes deciden seguir retrasándolo.

“Con estos debates, siempre salen los mismos que están en contra del aborto, de la marihuana, del matrimonio homosexual… es el mismo círculo de la clase conservadora, que tiene tanto poder en este país que le ponen el tapón a todas las leyes. Yo creo que de a poco la mentalidad va cambiando y espero que pronto salga un proyecto”, acota.

Por ahora, ambos se declaran enamorados y su propio entorno ha tenido que aceptarlo así, pese a las dificultades. Hoy, señala Braulio, están felices por lo que han consolidado y nada obstaculiza el camino juntos. “Es la constancia, el respeto y la admiración a la persona que tienes al lado lo que te hace decir ya, esto es lo que quiero. Yo tengo claro que es la persona que quiero a mi lado”.

ADOPCIÓN: “LA GENTE SE OPONE DESDE EL PREJUICIO”

66605-799-523Para la comunidad de homosexuales, lesbianas, bisexuales y trans, la posibilidad de formar una familia con hijos aún sigue siendo muy lejana en nuestro país. Desde la derecha y algunos sectores de la DC se ha rechazado terminantemente la idea de legislar al respecto, y la misma presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Jacqueline Van Rysselberghe, ha llegado a preguntar: “¿Qué culpa tiene un niño de que lo adopte una pareja homosexual?”.

“Yo pienso que, si un niño está abandonado por una pareja heterosexual, que son los “normales”, ¿por qué no podemos tenerlo nosotros, que también les podemos brindar el apoyo, la educación y el cariño que necesitan?”

En opinión de Braulio, progresivamente, la gente comenzará a “ver que la vida no es solamente papá y mamá, sino que hay miles de familias diferentes”. Y añade que, desde el prejuicio, “ellos piensan que si los homosexuales tienen un hijo, también va a salir “raro” como consideran ellos. Yo pienso que, si un niño está abandonado por una pareja heterosexual, que son los “normales”, ¿por qué no podemos tenerlo nosotros, que también les podemos brindar el apoyo, la educación y el cariño que necesitan?”.

Jorge recuerda que su pareja le ha contado que le encantaría tener una niñita para “vestirla como princesa, quererla y cuidarla”. Ambos saben que, aunque ese sueño parezca aún inalcanzable, los prejuicios comenzarán a caer, uno tras otro, hasta permitir alcanzar la verdadera inclusión e igualdad de derechos, en una discusión donde, como destaca Cerda, aún pocos recuerdan que “lo importante es entregar amor, cariño, educar y cuidar”.