dirigentes 2011Camila Vallejo (PC), Francisco Figueroa (IA) y Giorgio Jackson (RD) se vieron las caras en un debate este lunes, a cuatro años de la movilización social por la educación que encabezaron como dirigentes estudiantiles en 2011. Ahora desde distintos domicilios políticos, polemizaron sobre educación, el gobierno de Michelle Bachelet y el futuro de la izquierda chilena.

El debate estuvo cruzado por el freno a la agenda de reformas por la desaceleración económica anunciado por el Gobierno, entre ellas la educacional. Los jóvenes dirigentes criticaron lo anunciado, pero discreparon en cuanto a las responsabilidades del entrampamiento de las reformas y a la salida de dicha situación.

EL ENTRAMPAMIENTO DE LAS REFORMAS

Para Vallejo, lo que está en discusión “no es la reforma educacional misma, eso va, sino la gradualidad de su implementación”. La diputada comunista aseguró que ha faltado “unidad” en la izquierda y apuntó a que “debemos generar capacidad de reconocer avances y de generar unidad para demostrar un discurso distinto al hegemónico”.

Figueroa aseguró que la izquierda “tiene poco que decir sobre educación porque ha enfrentado el dilema de su mejora dividida”. Para el dirigente autonomista, la Concertación “ha dividido a la izquierda y a la potencia del 2011 con un manejo tecnocrático y demagógico de la reforma”, a lo que agregó que “las izquierdas debemos asumir que la Concertación está dilapidando con excusas la posibilidad de hacer una reforma educacional”.

Jackson, en tanto, también lamentó la falta de unidad y argumentó que las “notorias divisiones” al interior de la coalición oficialista eran un “obstáculo para la izquierda”. El diputado del movimiento que cuenta con  dirigentes en el Mineduc, sin embargo, justificó los intentos de impulsar la reforma con la Nueva Mayoría preguntando a los asistentes: “¿queremos proponer una alternativa y ganar, aunque sea difícil, o sólo tirar dardos y criticar?”.

LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA

Las palabras de Jackson condujeron el debate al papel que debe jugar la izquierda para incidir en las reformas a la educación y en la política en general.

Vallejo abogó por una “unidad de la izquierda”, pero advirtió que “no creo que eso constituya una mayoría y necesitamos ser mayoría”. Figueroa, por su parte, retrucó a Jackson afirmando que “el problema no es la ausencia de propuestas, hoy hay muchas más y ustedes lo saben. El problema es que la Concertación ocupa a la izquierda no para hacer las propuestas, sino sólo para presentar las excusas y eso la va a matar”.

La conversación finalizó con un intercambio acerca de eventuales articulaciones entre los movimientos políticos de los que los dirigentes forman parte. Figueroa abogó por la “unidad de las fuerzas de cambio, en base a una independencia del poder económico y a un programa de refundación democrática”. Jackson, por su lado, aseguró desear una “convergencia entre las fuerzas de izquierda y tal vez sea el momento de, al menos en una primera vuelta (presidencial), actuar en conjunto. Yo soy de esa idea”.

El debate, en el que también participó la economista Claudia Sanhueza, se produjo en el lanzamiento del Observatorio de Educación de la Fundación RED, en cuyo equipo figuran, entre otros, la militante socialista Silvana Calderón como directora ejecutiva y el dirigente de Revolución Democrática y presidente de la FEUC 2012 Noam Titelman.