vXErZEJbSxdGBHV-800x450-noPad Pese al avance de la discusión en Chile respecto de los derechos de los animales, siguen siendo tratados como objetos por la ley, llegando a ser calificados por el Código Civil vigente como “bienes muebles”. Dicha clasificación ha prolongado su desprotección en términos legales, dificultando el avance en los aún incipientes intentos de identificar y sancionar el abuso y el maltrato.

En el marco de un proceso de construcción de una nueva Carta Magna para Chile -que comenzaría en septiembre, según lo anunciado por la presidenta Bachelet y luego desmentido por ella- una serie de organizaciones en defensa de los derechos de los animales se han organizado para impulsar una campaña denominada “#NoSonMuebles“. La iniciativa pretende exigir una nueva categoría que considere a los animales como seres sintientes, tal como ha estipulado el conocimiento científico.

“La ciencia está de acuerdo en que los animales son seres sintientes, ellos experimentan placer, dolor, miedo, estrés, entre otras cosas. Esta es la base para que se empiecen a desarrollar políticas públicas para ellos, porque al estar en la Constititución se convierten en una preocupación del Estado y la sociedad”, comentó a El Desconcierto Ignacia Uribe, fundadora de Vegetarianos Chile e impulsora de la campaña.

“Los animales actualmente son propiedad privada. Hay una ley de maltrato pero muchas veces no se puede aplicar correctamente por eso y hay muchos aspectos en los que quedan desprotegidos”.

En efecto, en 2007, el Tratado de Lisboa, considerada la carta constitucional de la Unión Europea, consigna a los animales como “seres sintientes”, cuya denominación ha sido replicada en los marcos legales de países como Austria, Alemania, Suiza y Francia, argumenta la campaña. En tanto, en 2012, en la Declaración de Cambridge, un grupo de científicos liderados por Stephen Hawking fueron más lejos y declararon que, además de ser seres sintientes, los animales tendrían consciencia de sí mismos y de su existencia.

Actualmente, explica Uribe, “los animales son propiedad privada. Hay una ley de maltrato pero muchas veces no se puede aplicar correctamente por eso y hay muchos aspectos en los que quedan desprotegidos. Hay leyes que no se pueden desarrollar por esta misma clasificación, de objetos”.

Para muchas personas, los animales constituyen una compañía importante e incluso parte de sus familias. Por ello, la sensibilidad y atención a este tipo de demandas ha crecido de forma considerable en los últimos años.

PROTECCIÓN A LOS ANIMALES: UNA EXIGENCIA DESDE EL MUNDO SOCIAL

foto_de_la_cuenta_de_instagram_de_la_fundacion_julieta.Para los activistas, lograr una nueva consideración del Estado de Chile hacia los animales será fundamental para avanzar en sus derechos y en materia de protección, aún de carácter frágil por la falta de preocupación del mundo político al respecto. El tema ha sido puesto en la agenda por la misma sociedad civil organizada, cada vez más atenta a las denuncias por maltrato y abuso contra los animales.

“Se va a poder avanzar en otros temas como maltrato, tenencia responsable, zoológicos, animales en circo… millones de cosas. Es mucho lo que se puede avanzar. En algunos países de Europa ya está en la Constitución y eso quiere decir, que por ejemplo, cada partido político tiene un vocero encargado de derechos de los animales. Cuando hay una denuncia o una noticia al respecto, cada partido entrega su postura. Acá es un tema que se omite políticamente, pero a la sociedad le importa mucho“, consigna la fundadora de Vegetarianos Chile.

En su proceso de marcha blanca, la campaña “#NoSonMuebles” ya ha recolectado más de 10 mil firmas y sigue sumando apoyos. La web oficial será lanzada a principios de agosto, con la presencia de diversos líderes de opinión del mundo de la cultura, la política y el mundo social. La invitación de los organizadores es a informarse y a participar activamente de la propuesta que busca sentar un precedente en la nueva Constitución.

perriroPor estos días, el movimiento animalista se organiza y crece, lo que se reflejará prontamente en la irrupción de una federación que agrupará a diversas organizaciones en torno a estos temas en Chile. Además, ya están en conversaciones con los parlamentarios y en revisión de distintos proyectos que promueven un nueva relación del Estado ante estos seres, pero, según explica Uribe, “todos estamos de acuerdo en que es necesario partir por la Constitución y es el momento para hacerlo ahora, cuando se anunció una nueva Carta Magna”.