11745400_10204420600739935_3975621280022894468_nDurante la mañana de este lunes se realizó la ceremonia oficial de reapertura de la Embajada de Cuba en la capital de Estados Unidos, en medio de la expectativa mundial por el acercamiento diplomático entre ambos países. Después de meses de negociaciones, las autoridades respectivas decidieron reabrir sus embajadas tras la ruptura de las relaciones ocurrida en 1961, luego el triunfo de la Revolución Cubana.

La primera fase del acuerdo iniciado hace 7 meses por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro ya culmina. En adelante, EE.UU y Cuba deberán solucionar otros problemas políticos aún delicados, como el levantamiento del bloque económico contra la isla y la devolución del territorio en el que se encuentra ubicada la base naval de Guantánamo.

Bruno Rodríguez fue el primer canciller cubano en visitar Washington desde 1959. En la ceremonia, envió un mensaje claro sobre las cuentas que aún están pendientes para la isla: “Hoy se abre la oportunidad de refundar unas relaciones bilaterales nuevas y distintas frente a todo lo anterior, para ello, el Gobierno cubano compromete toda su voluntad y pide la devolución de Guantánamo, el fin del bloqueo y el respeto de la soberanía de Cuba”, consignó Publimetro.

rouslynEn contacto con eldesconcierto.cl, desde La Habana, la periodista Rouslyn Navia Jordán, quien trabaja en la web Soy Cuba, del Diario Juventud Rebelde, analizó la jornada histórica que viven los cubanos. Desde su perspectiva, la reanudación de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos constituye “una reparación histórica y a la vez una victoria para la resistencia de nuestro pueblo tras muchos años de agresiones de todo tipo por parte de los diferentes gobiernos norteamericanos, que han intentado rendir por hambre y necesidades a mi país”.

Defensora del proceso revolucionario liderado por Raúl Castro, Navia recalca que este es sólo el primer paso de una serie de cambios que serán imprescindibles, en adelante, para la normalización de las relaciones entre ambos países.

rouslyn“Para una  total normalización, el gobierno de Cuba ha hecho saber que será esencial, además, el total levantamiento del bloqueo así como la devolución del territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval de Guantánamo. Y estas dos cuestiones son realmente importantes para Cuba. En primer lugar, porque el bloqueo ha sido la causa fundamental de las necesidades económicas de nuestro pueblo y ha ocasionado daños humanos y dolor a millones de personas. Y en segundo lugar, porque la Base Naval fue una imposición norteamericana mediante la Enmienda Platt, con la cual el pueblo jamás estuvo de acuerdo. La Base Naval no solo cercena nuestro territorio nacional, sino que es empleada con fines vergonzosos por parte de los Estados Unidos, como prisión y centro de tortura, asuntos diametralmente opuestos a la política e idiosincrasia de un país como Cuba que ha sido, durante años, expresión de solidaridad en el mundo”, argumentó.

“Si finalmente cesa el bloqueo, nuestra Isla tendrá muchas oportunidades para mejorar económicamente y esto repercutirá en la calidad de vida del pueblo”.

Para Rouslyn, en este proceso, es necesario ser optimistas, aunque objetivos. “Si finalmente cesa el bloqueo, nuestra Isla tendrá muchas oportunidades para mejorar económicamente y esto repercutirá en la calidad de vida del pueblo”, apunta.

Tras su participación en el X Congreso de Jóvenes Comunistas, concluye, sin embargo, que Estados Unidos aún no abandona sus intenciones de incidir en la política cubana “en aras de que nos parezcamos más al concepto de democracia que allí manejan”, puntualiza Navia. “Solo que ahora intentarán lograr esos cambios de manera más sutil, menos agresiva… pero para eso también estamos preparados. Nuestros jóvenes han recibido una educación de calidad en los principios y valores revolucionarios y no se dejarán dormir por los “cantos de sirena” de la sociedad mercantilista”, cierra.